Obispo de León expuso a feligreses al celebrar actos litúrgicos masivos en plena pandemia

Pese a las orientaciones del Vaticano y de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) sobre celebrar misas y actos litúrgicos a puertas cerradas y sin la presencia de fieles para prevenir el contagio del COVID-19, durante Semana Santa sí hubo actividades masivas en la Diócesis de León que dirige monseñor Sócrates René Sándigo.

En redes sociales circularon fotos y videos de las misas y procesiones que Sándigo ofició en la ciudad de León, yendo en contra de las recomendaciones de la Iglesia Católica para evitar la propagación del coronavirus en el país.

Monseñor Sándigo ha sido señalado de ser afín al régimen de Daniel Ortega, ya que ha acusado a algunos obispos de la CEN de incitar a la violencia durante las protestas cívicas que iniciaron en abril de 2018.

https://www.facebook.com/530747683663012/videos/570248993844746/

A juicio del exembajador Edgar Parrales quien también fue sacerdote, la actitud del obispo de León es “un acto de provocación” a Dios al exponer a la gente al peligro de contagio del virus, y ve extraño que Sándigo no haya tomado la misma postura del Papa Francisco, del cardenal Leopoldo Brenes, y de otros obispos nicaragüenses que sí celebraron misas, pero sin gente en los templos.

“Me ha causado real extrañeza que el señor obispo de León no se haya puesto a tono con esta respuesta y haya preferido exponer a la multitud y a los feligreses al peligro del contagio”, dijo refiriendo que las misas debieron haberse mantenido, pero “a puertas cerradas”.

“Si bien el Vaticano no ha ordenado el cierre de las iglesias, sí lo ha orientado como medida de prevención. No entiendo qué le haya pasado al señor obispo de León que ha promovido estas procesiones y actos litúrgicos, poniéndose en una actitud de antítesis de paradoja en relación a la actitud en general del mundo católico”, expresó.

Parrales señaló que la realización de actividades con presencia masiva de personas abre la posibilidad que el virus de multiplique en Nicaragua.

“Eso yo no lo veo como un acto de fe, sino como un acto de desafío a la voluntad divina como un acto de provocación. Dicen ‘si Dios está velando por nosotros que nos proteja’, lo retamos, en el fondo eso es lo que quieren decir. No hay que andar tentando a Dios, es una locura o tontería ponerse en eso de que porque creemos, porque somos gente de fe esto no nos va a pasar. Sí nos van a pasar si nosotros tentamos a Dios (…) No hay que andar tentando a Dios, hay que respetar, hay que saber ser prudentes. La razón no está en contra de la fe, van de la mano”, agregó Parrales.

El exdiplomático mencionó que no solo Sándigo fue en contra de las recomendaciones, pues supo que un sacerdote en Wiwilí también ha estado promoviendo actos litúrgicos con presencia masiva de la población.

El párroco además se habría molestado por el uso de celulares en la iglesia con los que las personas tomaban fotos y grababan videos del evento, por lo que habría declarado: “Estos malditos celulares”.

“Es lamentable que se hayan dado estos hechos porque se puso en peligro a mucha gente”, concluyó Parrales.

Fotos cortesía

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.