Ocho sacerdotes cambian de sedes en Nicaragua en medio de roces con el régimen

Ocho sacerdotes fueron cambiados de sedes este domingo en Nicaragua, en medio de los roces entre la Iglesia Católica y el régimen de Daniel Ortega, que llevó a prisión a un obispo, seis sacerdotes y dos seminaristas en los últimos meses.

Los movimientos del clero ocurrieron en la jurisdicción de la Arquidiócesis de Managua, que preside el cardenal Leopoldo Brenes y quien esta semana encabezó un retiro espiritual arquidiocesano.

Entre los sacerdotes que cambiaron de parroquia está Juan Antonio Calero, cuyo templo en la ciudad de Masatepe, fue profanado el 28 de diciembre pasado por personas desconocidas, y Félix Herrera, quien servía en Niquinohomo, municipio natal del héroe Augusto C. Sandino.

Otros religiosos que cambiaron de parroquias fueron Julio César Porras, Henry Antonio Calero, Carlos Aguirre, Melvin Gutiérrez, Jerry Gutiérrez y Brayan Chamorro.

Los movimientos alcanzaron parroquias establecidas en las ciudades de La Concepción, Mateare, Masatepe, Masachapa, Masaya, Santa Teresa y Tipitapa.

La Arquidiócesis de Managua no informó las razones del cambio de sedes de los sacerdotes, ordenados una semana después que la Policía Orteguista prohibió actividades religiosas fuera de los templos, como procesiones, fiestas patronales, romerías, pago de promesas, entre otras.

La comunidad católica representa un 58,5 % de los 6,6 millones de habitantes de Nicaragua, según el último censo nacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.