Oposición denuncia a la OEA el “teatro de normalidad” que pretender imponer Ortega ante brote de coronavirus

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, y la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) enviaron una carta conjunta dirigida a Luis Almagro, Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA) denunciando al régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo por su negligencia al exponer a la población nicaragüense a la actual pandemia del COVID-19.

Ambas organizaciones opositoras expresaron su preocupación por la crisis sanitaria en Nicaragua, “agregado a la ya de por sí grave crisis humanitaria que este pueblo sufre desde hace casi dos años”.

“Le solicitamos trasmitir esta preocupación a las y los honorables Embajadoras y Embajadores Permanentes ante la OEA, y por su digno medio a sus Excelencias las y los Cancilleres de los Estados miembros, así como a la honorable Señora Directora de la Organización Panamericana de la Salud”, dice la carta.

La oposición explicó que pese al llamado de la OPS a los gobiernos de la región para que adopten medidas para contener o desacelerar la trasmisión del virus trabajando en conjunto sus autoridades sanitarias con el resto de instituciones del Estado y sociedad civil, en Nicaragua el régimen de Daniel Ortega “promueve imprudentemente lo contrario”.

“La representación de la OPS en Nicaragua no ha mostrado claridad ni fuerza en trasmitir las recomendaciones de su Sede, y su apoyo público a unas pocas acciones preventivas del Gobierno ha sido tomado desde medios oficialistas como endoso a la política del Gobierno. En su monitoreo de políticas públicas ante la crisis sanitaria, el Sistema de Integración Centroamericana (SICA) ha puesto en evidencia que el Gobierno de Nicaragua es el único en la región que ha incumplido las alertas/acciones recomendadas al respecto”, sostuvo la oposición.

El régimen orteguista “promueve marchas de supuesto apoyo a sus políticas, que contravienen las recomendaciones de evitar concentraciones, hechas públicas por la OPS/OMS y aplicadas por las autoridades de muchos países que hoy enfrentan con responsabilidad los riesgos de esta pandemia. En un desafío temerario y de abierto desprecio por la salud pública, el Gobierno de Ortega promueve en estos días ferias comerciales y actividades festivas de participación masiva en un afán de aparentar normalidad”, agregaron.

>> Minsa no pondrá en cuarentena a personas que tuvieron contacto con paciente contagiado de coronavirus

A juicio de la UNAB y la Alianza Cívica, este “teatro de normalidad” del régimen parece calcular que una eventual crisis sanitaria en Nicaragua “protegería al Gobierno de Ortega de nuevas sanciones, que la comunidad internacional evitaría decretar para no afectar a la población nicaragüense, pero que en términos prácticos ayudarían a Ortega a mantener impunes las violaciones de derechos humanos cometidas, y a mantener sin consecuencias la ruptura del orden democrático que hasta hoy prevalece en Nicaragua”.

Al respecto, piden a la OEA hacer un urgente llamado a Ortega para que adopte las recomendaciones de la OPS/OMS para contener y desacelerar la trasmisión del COVID-19. “Nuestras organizaciones hacen los esfuerzos que nos son posibles para concientizar y organizar a la comunidad para la prevención y detección temprana de contagios, pero es indispensable que el Estado tome las medidas pertinentes y oportunas”, subrayaron.

“Una crisis sanitaria en Nicaragua, tendría inevitablemente funestas repercusiones regionales y un impacto de incalculables proporciones dadas las condiciones de extrema pobreza en la que vive nuestra población (…) Reiteramos también nuestra petición para una pronta convocatoria a Asamblea General Extraordinaria a fin de resolver acerca de las recomendaciones de la Comisión de Alto Nivel sobre Nicaragua en su informe del 19 de noviembre 2019”, concluyó la misiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.