Oposición denuncia dos años de represión y hostigamiento en Nicaragua

La opositora Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) denunció que Nicaragua lleva dos años bajo “represión y hostigamiento”, desde el levantamiento popular contra el régimen Daniel Ortega, en abril de 2018.

La UNAB reportó un campesino asesinado, un periodista secuestrado, 132 asedios contra opositores, 39 detenciones ilegales, 16 agresiones, 10 allanamientos extrajudiciales, 7 citaciones policiales, y una isla bajo ataque y militarización, en el marco del segundo aniversario del estallido social contra Ortega.

El Consejo Político de la Unidad Nacional recordó que en dos años han sido asesinadas al menos 328 por razones políticas, pero que la cifra podría superar las 700 si se incluyen los crímenes cometidos por policías y paramilitares contra opositores en los últimos 20 meses, especialmente en zonas rurales, como la del campesino asesinado en Río San Juan.

También recordó que hay más de 70 presos políticos en las cárceles y más de 100.000 nicaragüenses en el exilio.

“Este asesinato lo que evidencia es que la vida no es posible con este régimen de Ortega y Rosario Murillo en el poder, la decisión de matar, allanar, agredir, detener, sigue estando en manos de grupos paramilitares y policiales del régimen” dijo Tamara Dávila, en una conferencia de prensa virtual.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) urgió a Ortega a “restablecer el estado de derecho y respetar los derechos humanos”.

Los opositores criticaron la militarización de la isla de Ometepe el lunes, luego de un enfrentamiento entre policías y pobladores porque estos últimos querían alzar la bandera nacional, lo que dejó al menos siete detenidos, así como cinco heridos, incluyendo un agente.

El Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca+, pidió respeto por los habitantes de la isla, que fue sitiada por policías fuertemente armados.

Dávila lamentó que a la problemática sociopolítica y la recesión económica que vive Nicaragua desde 2018 se suma la crisis sanitaria a causa del COVID-19, sobre la cual Ortega no ha puesto ninguna restricción, ni ha tomado medidas de prevención social.

“Las necesidades que vamos a tener como nicaragüenses (en el futuro inmediato) no nos las va a suplir Ortega, ni tampoco la comunidad internacional va a apoyar a este Gobierno, que está demostrando que es criminal e ilegítimo, Ortega no es la vía para este país, la vía es la democracia”, indicó Dávila.

La Unidad Nacional reiteró su exigencia de que Ortega debe abandonar el poder por incapacidad, y por falta de legitimidad.

Con información de EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *