Destacados / Nacionales · 30/10/2023

Organizaciones nicaragüenses rechazan “anómalas consultas” del régimen para su proyecto Bio-Clima

Al menos 20 organizaciones nicaragüenses expresaron su rechazo a las “anómalas consultas” que el régimen de Daniel Ortega realizó en la Costa Caribe de Nicaragua en su afán de obtener 116 millones de dólares del Fondo Verde del Clima (FVC).

En una carta, dirigida a Mafalda Duarte, Directora Ejecutiva Fondo Verde del Clima, las organizaciones –entre ellas indígenas y afrodescendientes– “lamentaron y deploraron” que La Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) “avale las acciones anómalas mal llamadas ‘consultas’ a las comunidades indígenas y afrodescendientes en las Regiones Autónomas de la Costa Caribe de Nicaragua, desarrolladas por la dictadura sandinista de los Ortega Murillo en el marco del Proyecto Bio-Clima con financiamiento del Fondo Verde del Clima (FVC).

Exponen que “el régimen sandinista desarrolló un proceso anómalo en el marco del cierre de los espacios cívicos, la consolidación del autoritarismo político en Nicaragua mediante la represión, persecución, criminalización y exilio forzoso a líderes y defensores indígenas que acompañan a las comunidades, a la que se suma un control político militar a las autoridades tradicionales que ha alcanzado a todos los niveles en los pueblos indígenas y afrodescendientes en la Costa Caribe de manera progresiva y sistemática”.

Las organizaciones firmantes afirman que “la pantomima de consulta” en las comunidades indígenas, “no cumplen con los estándares internacionales sobre los derechos de los pueblos indígenas a la consulta previa, libre e informada, desarrollada de buena fe, adecuada culturalmente y mediante sus instituciones representativas, para que el proceso sea adecuado y válido”.

Los informes presentados por el régimen sandinista de Ortega Murillo, no recogen la opinión ni las preocupaciones de la población de la zona, ni reflejan sus intereses ni la grave situación de represión y persecución que están sufriendo, propia de un Estado policial, en particular con sus líderes apresados, en el exilio o en la clandestinidad, con sus organizaciones canceladas y sus medios de comunicación cerrados”, apuntaron.

No podemos entender como un organismo de Naciones Unidas desconozca la violación sistemática de derechos humanos que se ha impuesto a la población nicaragüense, a los pueblos indígenas y afrodescendientes quienes siguen sufriendo masacres, asesinato y desplazamiento forzado mediante el despojo de sus tierras comunales y depredación los recursos naturales en total impunidad”, añade la misiva.

El pasado 4 de octubre, el régimen de Ortega presentó ante el Fondo Verde del Clima, una actualización de los requisitos para su proyecto Bio-Clima el que supuestamente reducirá la deforestación en Bosawas y la biosfera de Río San Juan de Nicaragua.

Para los firmantes de la carta el proyecto del régimen “vendría a legalizar las violaciones a los derechos humanos a los pueblos indígenas y contribuir a la impunidad en Nicaragua”.

Por ello, hicieron un llamado al Fondo Verde del Clima, a los Estados donantes de este mismo y al BCIE para “la suspensión de todo plan de financiamiento actual y futuro a la dictadura sandinista de los Ortega Murillo”.

La comunidad internacional no puede consentir que los recursos de la cooperación se utilicen para fortalecer un régimen que persigue y reprime a sus ciudadanos y que desconoce los derechos de los pueblos indígenas y afrodescendientes”, concluyeron.