Organizaciones opositoras exigen la liberación inmediata de Mons. Álvarez y sacerdotes y seminaristas “ilegalmente presos”

Al menos 16 organizaciones de la oposición nicaragüense, exigieron este jueves la liberación de Monseñor Rolando Álvarez y de los ocho sacerdotes y seminaristas secuestrados, “presos y acusados falsamente por la Policía de la dictadura Ortega y Murillo de cometer delitos comunes”.

Monseñor Álvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa y administrador apostólico de la Diócesis de Estelí, se encuentra “ilegalmente bajo régimen de arresto domiciliario”, acusado de “incitar grupos violentos”.

Asimismo, las organizaciones rechazaron las declaraciones del Ministerio de la Familia (MIFAN) en las que declara en “rebeldía” al obispo de Granada, Mons. Jorge Solórzano, en respuesta a la comunicación de esta diócesis que manifiesta al pueblo de Nicaragua, “su profundo dolor y sufrimiento al conocer la sentencia contra monseñor José Leonardo Urbina”, y en la que pidió a los fieles “seguir orando” por los sacerdotes encarcelados.

Es inaceptable que una institución cómplice de la violación de los derechos humanos, se pronuncie de esa manera contra el obispo Solórzano y la Diócesis de Granada, cuando es conocido que el régimen ilegítimo de Ortega y Murillo está ejecutando, desde hace semanas, una escalada represiva contra la Iglesia Católica”, dijeron las organizaciones.

Demandaron que la dictadura “muestre y libere inmediatamente al Obispo Álvarez, a los sacerdotes y seminaristas presos políticos de este régimen ilegítimo, todos inocentes de los delitos que se les han fabricado. El pueblo de Nicaragua conoce que la dictadura no respeta el Estado de Derecho en el país, pero tiene fe en los sacerdotes que lo han acompañado a lo largo de la historia en la construcción de la nación”.

Llamaron, una vez más, a la comunidad internacional a “usar todos sus medios diplomáticos para lograr el cese de la represión en Nicaragua, la liberación incondicional de todos los presos políticos y, el respeto a las libertades constitucionales, incluyendo la libertad religiosa”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.