Organizaciones opositoras se solidarizan con la Iglesia Católica y sus sacerdotes

Al menos 17 organizaciones de la oposición nicaragüense hicieron este martes un “llamado urgente” sobre la situación que vive Nicaragua “por los desmanes de la dictadura y la escalada represiva que se ha dirigido en las últimas semanas contra la Iglesia católica y hacia los periodistas y medios de comunicación independientes”.

En conferencia de prensa, las organizaciones dieron lectura a un pronunciamiento en el cual expresan su “solidaridad con la iglesia católica, Monseñor Rolando Álvarez y con los sacerdotes que lo acompañan en la curia de Matagalpa, así mismo al sacerdote Aníbal Manzanares del municipio de Terrabona, diáconos, religiosas, religiosos y, a los medios de comunicación cerrados”, señalaron.

Al mismo tiempo “reiteramos nuestro compromiso de seguir luchando por el restablecimiento de una democracia inclusiva en Nicaragua”, agregaron.

Señalaron que la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo “ha demostrado ser capaz de cualquier atrocidad contra la ciudadanía para mantenerse en el poder”, y que “esta vez la iglesia católica en la voz de denuncia de sus sacerdotes, religiosas y religiosos busca ser exterminada por ser confiable y creíble para el pueblo”.

En ese sentido condenaron el cierre arbitrario de ocho radioemisoras católicas y un canal de televisión en Matagalpa; y el secuestro de Monseñor Rolando Álvarez, Obispo de Matagalpa y Estelí, junto a seis sacerdotes, dos seminaristas, un corista y dos camarógrafos.

También criticaron el cierre de radios y canales de televisión comunitarios en diversas ciudades del país. “Por si los cierres no fueran ya oprobiosos, la dictadura en un gesto vil ha reasignado las frecuencias de las radios y canales secuestrados a sus operadores políticos”, apuntaron.

Las organizaciones opositoras consideran urgente:

1. Que los países miembros de la Organización de Estados Americanos declaren ilegítimo al régimen de Ortega, basados en la resolución emitida en la Asamblea General No. 51 en la que se expone que las elecciones del 7 de noviembre 2021 “no fueron libres, justas ni transparentes y carecen de legitimidad democrática”.

2. Rogamos por los buenos oficios y la voz de denuncia y condena de su santidad el Papa Francisco como pastor des u Iglesia, ante la grave persecución que hoy vive en Nicaragua; ya que, de acuerdo con la estrategia de los Ortega y Murillo, las dos únicas salidas para sacerdotes, religiosas, religiosos y cualquier voz que desafié su autoritarismo son el exilio o la cárcel.

3. Llamamos a las democracias del mundo y, en especial a las centroamericanas, a trabajar de la mano con la oposición política democrática nicaragüense y la sociedad civil, con el fin de encontrar rutas pacificas que restituyan la democracia en Nicaragua.

4. Es inconcebible que el Sistema de Integración Centroamericano (SICA), se haya convertido en un reo de conciencia más de la dictadura. Los Ortega – Murillo han conseguido imponer la candidatura del Señor Werner Vargas, aun cuando su régimen ha violado la naturaleza, propósito y fines del SICA, así como su objetivo principal: “Constituir a Centroamérica como una región de paz, libertad, democracia y desarrollo”.

Las organizaciones hicieron un llamado a la comunidad internacional, a los organismos defensores de derechos humanos, a los gobiernos de vocación democrática y, a todos los organismos multilaterales a “emprender acciones políticas y diplomáticas firmes contra la dictadura de los Ortega – Murillo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.