Ortega compró 110 galones de alcohol gel y 5.000 guantes para prevenir el COVID-19 en su casa

El medio digital Despacho 505 reveló que el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo realizaron el 15 de marzo la compra “urgente” de 5.000 unidades de guantes y 110 de galones de alcohol gel para su familia y su personal en El Carmen, para protegerse del coronavirus.

Documentos de la División de Adquisiciones de la “Presidencia de la República”, en poder del portal digital demuestran que la pareja de dictadores hizo la compra de 30 cajas de 100 unidades cada una de guantes de látex talla M, 20 cajas de guantes de látex de 100 unidades cada una talla L, y 110 galones de alcohol gel al 70% marca Nevaclean.

La compra es por un total de C$101,085 córdobas, argumentando que es para “asegurar la higiene personal” y “atender prevención epidemiológica al personal de la Presidencia de la República y dependencias adscritas”.

“La entrega de los materiales deberá efectuarse de manera inmediata debido a la urgencia de medidas de prevención ante la pandemia del coronavirus”, detalla la licitación.  

Ortega y Murillo pidieron al proveedor Miguel Ángel Román Rivera, conocido comercialmente como “Nevaro”, la calidad de los productos, presentando por escrito una carta de compromiso de garantía de calidad, indicando la vigencia, detalla Despacho 505.

Consultada al respecto, Vilma Núñez, presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), calificó esta dotación de productos como una muestra del “carácter criminal y egoísta” del régimen. “Ellos están en autocuarentana, hace casi un mes en que a la familia no se le ve. Por un lado, vemos al régimen llamando a la gente a que se exponga en actividades masivas y de verano, pero ellos se blindan”, dijo al medio antes mencionado.

“Es definitivamente criminal gastarse 100 mil córdobas para proteger su entorno familiar y dejar a la gente desprotegida. Esta es la prueba más grave de la irresponsabilidad del régimen”, agregó Núñez. 

Tanto Ortega como Murillo forman parte de las personas más vulnerables para contraer el COVID-19 por sus edades, 74 años y 68, respectivamente. A esto se le suma el Lupus que padece el dictador.

A Ortega, no se le ve ni se le oye desde el pasado 12 de marzo cuando participó en una videoconferencia con mandatarios centroamericanos para definir estrategias regionales ante el avance del COVID-19. Y desde el 21 de febrero pasado no participa en acto público alguno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.