Ortega estaría provocando a España con nombramiento del italiano Maurizio Gelli como embajador, dice Samcam

Para el ingeniero Roberto Samcam, mayor en retiro del Ejército de Nicaragua, el dictador Daniel Ortega estaría provocando a España con el nombramiento de Maurizio Gelli como su embajador en ese país europeo, hijo del ya fallecido mafioso italiano Lucio Gelli.

Ortega –como me decía un amigo en los años 90—ni aprendió ni se le olvidó nada, en esa virtud uno puede fácilmente detectar cuál es la movida de Ortega. Ortega es un tipo altamente reactivo, acción-reacción, entonces él dice: ‘Ok no puedo agarrar a la embajadora a España o a la delegación española y sacarla a patadas, porque en alguna medida necesito a la Unión Europea por lo menos mientras no esté amarrado lo de los chinos’. Entonces hace esa provocación”, dijo Samcam en entrevista con La Mesa Redonda.

Según el mayor en retiro, Ortega esperaría a que España no acepte a Gelli como embajador por su parentesco con un mafioso y por su pasado, pues este intentó lavar la fortuna ilegal de 1.200 millones de dólares acumulada por su padre.

¿Qué es lo que él espera que haga España? que le diga: ‘no hay plácet para este sujeto’, y entonces él viene y dice ‘se me va toda la delegación de España y rompo relaciones con los españoles’. Eso es lo que él busca”, aseguró.

“Lo hacía en los años 80 y lo sigue haciendo y lo va a seguir haciendo, el problema es que mucha gente no entiende el comportamiento de este individuo (Ortega), porque hay que leer la historia y hay que leerla acompañada de mucha gente que, como en el caso de Oscar René (Vargas) que tenía los pelos en la mano (…) Esa es la actitud clásica, característica de un Ortega que ni aprendió nada ni se le olvidó nada”, reiteró.

Maurizio Gelli, fue nombrado por Ortega como el nuevo embajador de Nicaragua en España; para ello, antes lo destituyó como embajador en Canadá, cargo en el que estuvo cinco años.

Gelli es hijo Lucio Gelli, fallecido en 2015, a quien se le acusó de relaciones con la mafia y la Cosa Nostra, la quiebra del Banco Ambrosiano, agente anticomunista durante la Guerra Fría, labores de conspiración durante la década de los ochenta en Argentina y escándalos financieros en Uruguay.

Nicaragua no tenía embajador en España desde marzo pasado, cuando Ortega retiró a Carlos Antonio Midence como su representante diplomático en ese país, cargo que ocupó desde el 21 de septiembre de 2016.

Ortega argumentó que la decisión de retirar a Midence “responde a las continuas presiones y amenazas injerencistas sobre nuestro embajador” por parte de España, “que hacen imposible el ejercicio de la labor diplomática”.

Midence había sido convocado una semana antes por el secretario de Estado para Iberoamérica y el Caribe y el Español en el Mundo, Juan Fernández Trigo, para expresarle su malestar por la negativa del régimen de Ortega a permitir el regreso de la entonces embajadora española a Nicaragua.

Desde julio pasado, la nueva embajadora de España en Managua es Pilar Terrén, una licenciada en Derecho y diplomática de carrera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.