Ortega niega la entrada a su propio país a 120 nicaragüenses varados en Peñas Blancas

Al menos 120 nicaragüenses se encuentran desde anoche en el puesto de Peñas Blancas, impedidos de ingresar a su propio país, por el régimen de Daniel Ortega, que envió a sus policías para frenar el paso de los nacionales que vienen procedentes de Panamá.

Los nicas llegaron ayer a Peñas Blancas en tres autobuses, debido a que por la pandemia del COVID-19 quedaron sin empleos y decidieron volver al país.

https://www.facebook.com/1447924048590550/videos/289402109096488/

En Costa Rica fueron escoltados por las autoridades de Migración de esa nación, sin embargo al llegar a la frontera se les negó el ingreso, pasaron la noche en la intemperie bajo la lluvia, entre las personas hay niños y embarazadas.

“No nos dan explicación, no nos pueden dar ni agua, no tenemos trabajo, no tenemos dinero, tenemos tres días sin comer, cansados de este viaje”, expresó una nicaragüense.

https://www.facebook.com/1447924048590550/videos/694224234754821/

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) se pronunció sobre la situación y llamó a las autoridades nicaragüenses a cumplir sus obligaciones internacionales en materia de retorno de nacionales a su país.

“La CIDH recuerda que se encuentra pendiente una respuesta a su solicitud de información a Nicaragua sobre otros casos de impedimento de entrada a nacionales, desde abril pasado. Y llama a las autoridades a cumplir sus obligaciones internacionales en la materia”, escribió el organismo.

En Nicaragua, el CENIDH calificó la negada de los nicas como una violación a la Constitución y las normas internacionales de Derechos Humanos.

“El gobierno bajo ninguna circunstancia debe prohibir el paso a los nicaragüenses”, sostuvo el CENIDH, al mismo tiempo recordó que “toda persona tiene derecho a regresar a su país de origen, incluso durante la pandemia”, según indicó la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, (OACNUDH), Michelle Bachelet.

“Es vergonzoso que mientras todos los países están esforzándose por repatriar a sus nacionales, aquí las autoridades les relegan a los peligros de la intemperie; el hambre, el frío y al mismo virus”, criticó.

El CENIDH advirtió que “tal proceder es criminal, perverso y constitutivo de tortura, no solamente para los connacionales sino también para sus familias. “CENIDH exige al régimen que, si todavía se hacen llamar gobierno, cumplan con su deber de salvaguardar la vida y la seguridad de los nicaragüenses. Nuestros compatriotas deben ser repatriados inmediatamente”, agregó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.