Orteguismo busca “dividir más a la oposición y hacer partidos zancudos” dice exmagistrado Rafael Solís

Para Rafael Solís, exmagistrado de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y antiguo operador político del régimen de Daniel Ortega, la reciente resolución del Consejo Supremo Electoral (CSE) para ampliar el período para la gestión de personerías jurídicas para nuevos partidos políticos, es una estrategia del orteguismo para “dividir más a la oposición y hacer partidos zancudos”, en relación a los partidos aliados al dictador Ortega.

En la resolución del CSE, los magistrados orteguistas decidieron ampliar el plazo para la obtención de personalidad jurídica en un máximo de cinco meses antes del día en que se celebren las elecciones generales previstas para el 7 de noviembre del 2021.

Aunque, la Ley Electoral señala que para que los partidos políticos participen en un proceso electoral, deben haber obtenido la personalidad jurídica doce meses antes de los comicios electorales.

Solís, sin embargo, subrayó que “lo bueno” de esta resolución es que amplió por 11 meses el plazo para tener personería jurídica, lo que según él es “más tiempo”, para que los partidos puedan cumplir con los requisitos que exige la Ley Electoral, que implica hacer una asamblea partidaria en cada uno de los 153 municipios, elegir la junta directiva municipal de cada partido y pueda ir un delegado del CSE, explicó al diario La Prensa.

“El partido que no fuera partido al próximo 7 de noviembre, quedaba fuera y las alianzas en la Ley Electoral actual tienen sus plazos para constituirse y son alianzas entre partidos políticos. Eso es un problema, porque actualmente no podés aliar un partido con una organización empresarial, o un partido con una organización juvenil o con una organización social, entonces tiene que ser un partido político, por ese lado, el que debe aprovecharse de la prórroga”, declaró Solís.

Por otro lado, el exmagistrado señaló que la extensión del plazo podría obedecer a que el régimen de Ortega querrá esperar el resultado de las próximas elecciones de Estados Unidos previstas para el 3 de noviembre de 2020, y saber si el presidente Donald Trump logra la reelección.

“No habrá negociaciones de reformas electorales hasta que no pasen las elecciones en Estados Unidos. La prórroga está jugando con el factor tiempo, para llevar al suave la cuestión de las reformas. Probablemente quieren ver si Donald Trump pierde y ganan los demócratas, que pudieran tener otro tipo de posición referente a Nicaragua”, comentó Solís.

Opinó que Ortega puede discutir las reformas electorales hasta enero del 2021 y negociar solo con los partidos políticos que están dentro de la Asamblea Nacional.

Solís llamó a la oposición a priorizar las reformas electorales por encima de las mismas reformas constitucionales, además de lograr la liberación de presos políticos, el ejercicio de libertad de prensa, manifestación pública, de asociación, el cese de los operativos de los paramilitares y un retorno seguro de los exiliados.

El CSE amplió el plazo argumentando que es para que los posibles partidos políticos puedan cumplir con los requisitos y para “salvaguardar la certeza, legalidad, independencia, imparcialidad y objetividad de la voluntad popular”, según la resolución publicada en La Gaceta.

Otra justificación fue “la pandemia del COVID-19”, el CSE asegura en Nicaragua “se han tomado todas las medidas de prevención y cuido responsable para priorizar la salud de cada ciudadano”.

*Con información de La Prensa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.