Destacados / Nacionales · 30/11/2023

Orteguismo reforma Ley de Autonomía Universitaria que da el control total de las universidades al CNU

Los 91 diputados de facto en la Asamblea Nacional aprobaron este jueves 30 de noviembre la Ley de Autonomía de las Instituciones de Educación Superior y de Reformas (Ley 89) y la Ley General de Educación (Ley 582), que otorga al Consejo Nacional de Universidades (CNU) total control sobre todas las universidades estatales del país.

Ahora el CNU, dirigido por la orteguista Ramona Rodríguez, será el único órgano que tendrá el poder para nombrar y destituir las autoridades de las universidades estatales, comunitarias e interculturales, en todos sus niveles.

La reforma establece que el CNU es el órgano del estado encargado de dirigir, regular y evaluar la educación superior nicaragüense.

Los orteguistas y sus aliados en la Asamblea Nacional reformaron los “artículos 8, 13, 16, 17, 21, 22, 25, 26, 28 y el epígrafe del capítulo octavo del título segundo, 32, 34, el epígrafe del capítulo 1 del título cuarto41, 45, 47, 56, 57, 58 y 60 de la ley 89, ley de autonomía de las instituciones de la educación superior”, según el texto de la ley.

Se cambia el Consejo Universitario por un Consejo de Dirección integrado por el rector, vicerrector y el secretario, los que serán nombrados por el CNU.

Además, la reforma del artículo 17 establece que ahora el rector o rectora “será electo por un período de cuatro años, pudiendo ser reelecto”, dejando su cargo por tiempo indefinido.

Asimismo, la figura del decano se reemplaza por el de “director por área de conocimiento” que será la máxima autoridad académica y ejecutiva de la respectiva “área de conocimiento”, antes conocida como Facultad.

Otras de las nuevas funciones del CNU, son autorizar, regular, evaluar y cancelar las carreras de pregrado, grado y posgrado de las instituciones de educación superior; en coordinación con otras instituciones involucradas.

El CNU también podrá autorizar y aprobar la creación de nuevas instituciones de Estudios Superiores, la apertura y cancelación de sedes nacionales e internacionales; así como los requisitos para su autorización y cancelación.

Según el orteguismo esta reforma “fortalece al Consejo Nacional de Universidades (CNU) y los órganos de dirección de las universidades y sus controles administrativos”.

El régimen tiene la meta de que a las universidades estatales ingresen 180 mil estudiantes en 2024.