Pandemia deja sin capital para sostenerse al 64 % de negocios en Nicaragua

La pandemia del COVID-19 ha dejado sin capital suficiente para sostenerse al 64% de los negocios en Nicaragua, y un 10% de ellos consideran su cierre, según una encuesta divulgada este miércoles por el Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP).

La encuesta, realizada a 206 empresas de diversos sectores económicos en junio pasado, en 15 de las 17 jurisdicciones de Nicaragua, también reveló que el 7% de las empresas consultadas “ha dejado de operar debido al COVID-19”.

Bajo el título “Evaluando las necesidades de las empresas como resultado de COVID-19”, la consulta determinó que el 64% de las empresas “declaró que el flujo de caja para mantener el personal y las operaciones comerciales era insuficiente”, y que el 10 % de los propietarios de negocios “estaban considerando cerrar temporal o permanentemente”.

El 47% de las firmas encuestadas reportó un “alto impacto financiero del COVID-19 en los ingresos o las ventas”, y el 31 % “un impacto medio”.

Como producto de dicho impacto, al alrededor del 33% de las compañías ha tenido que despedir a trabajadores en medio de la crisis sanitaria, según la encuesta.

La pandemia también ha afectado de forma indirecta, ya que el 25% de las empresas señaló que sus proveedores no podían proporcionar insumos, y el 38% dijo que sus socios comerciales se habían visto significativamente afectados por el COVID-19, y no están operando normalmente.

Asimismo, el estudio clasificó como “problema clave” la caída de la demanda en un 79% de las empresas, y que el 27% de estas informó un alto porcentaje de ausentismo de los trabajadores debido a enfermedades.

FUTURO INCIERTO

De las empresas encuestadas, el 46% confirmó que está operando parcialmente, tanto de forma presencial como remota, el 38 % reportó estar trabajando completamente en el sitio, y 10 % están operando a distancia.

En temas de financiación, el 35% de las empresas dijo que no tenían fondos propios o acceso a fuentes alternativas de financiamiento para mantener sus operaciones o los niveles de personal, y el 64% de estas aseguró que el financiamiento del que disponían no era suficiente.

La crisis es peor para la mayoría de las empresas en Nicaragua, porque solamente el 42% de estas contaban con una póliza de seguro, y el 47% con un plan de continuidad del negocio, y el 23% calculó que se necesitarán más de seis meses para volver a la normalidad.

“Esto es preocupante y podría retrasar significativamente la recuperación o incluso la viabilidad de muchas empresas”, refirió el COSEP en el estudio.

La patronal destacó que, ante la ausencia de medidas implementadas por parte del régimen orteguista, la mayoría de las empresas ha demostrado su compromiso y responsabilidad, en implementar medidas de prevención para salvaguardar a sus empleados.

De acuerdo con la encuesta, el 96% de las empresas estableció el uso obligatorio de mascarillas “dentro y fuera de las instalaciones”, el 94% colocó alcohol en gel para desinfectar las manos, el 97% estableció el lavado frecuente de manos, y el 87% recurrió a medidas de distanciamiento social, entre estas el teletrabajo, horas laborales escalonadas, y separación física.

El sector empresarial de Nicaragua fue uno de los primeros en establecer medidas para enfrentar la pandemia a raíz de que fue detectado el primer caso en el país a mediados de marzo.

El COSEP también ha pedido al régimen de Daniel Ortega que tome medidas para detener la propagación del COVID-19, con base en las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

*Con información de EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.