Covid19

Peligrosa campaña rusa para ridiculizar la vacuna de Oxford y evitar su éxito para combatir el COVID-19

En Rusia la estrategia es simple: ridiculizar y catalogar a la vacuna contra el coronavirus desarrollada por la Universidad de Oxford en conjunto con el laboratorio AstraZeneca como peligrosa y de consecuencias irreversibles. Con esos simples objetivos se lanzó una campaña de desinformación de proporciones monumentales que incluyó desde memes y fotos hasta informes televisivos. La misión es una sola: evitar que la pócima inglesa tenga mayor éxito que la Sputnik rusa, anunciada con pompa por Vladimir Putin.

La campaña fue descubierta por el diario The Times y tiene como objetivo desalentar la compra de la vacuna de Oxford-AstraZeneca por parte de aquellos países que ya se mostraron interesados en las dosis presentadas por Putin el pasado 11 de agosto antes de que se cumplieran todas las fases de seguridad para su universalización. Entre las naciones que fueron blanco de estas difusiones figuran India, Brasil, Egipto, Arabia Saudita, Filipinas, México, Malasia, Vietnam y Perú. En las imágenes difundidas en redes puede leerse el nombre de la universidad y la farmacéutica acompañado de la fotografía de primates.

En uno de ellos puede verse a primer ministro Boris Johnson editado para que parezca un yeti caminando por Downing Street. A la caricatura lo acompaña una frase: “Me gusta mi vacuna Pie Grande”. Otro video que circula online muestra a un paciente siendo inyectado y convirtiéndolo en una criatura parecida a un mono mientras, en el televisor de su sala, los primates causan estragos en las calles de la ciudad. En tanto, en una nave espacial, los astronautas vacunados se transforman en simios agresivos.

La estrategia informativa consiste en relacionar la vacuna inglesa con los monos ya que usa virus de chimpacés como vector. El mensaje es de lo más elemental: inocularse esa fórmula provocará que la persona se convierta en un simio. La difusión de estas fake news no sólo podría boicotear el producto específico, sino los esfuerzos mundiales para combatir el coronavirus Sars-CoV-2 que ya provocó un millón de muertes alrededor del planeta.

“La desinformación es un claro riesgo para la salud pública. Insto a todos a que utilicen fuentes confiables de información, a que confíen en las agencias reguladoras y recuerden los enormes beneficios que las vacunas y los medicamentos continúan brindando a la humanidad”, manifestó Pascal Soriot, director ejecutivo de Astrazeneca.

De acuerdo al periódico británico, si bien existen pruebas de que de la cruzada mediática participaron funcionarios del gobierno ruso, no está clara aún la vinculación directa del Kremlin con la estrategia comunicacional. Sin embargo, Tom Tugendhat, presidente del comité de Asuntos Exteriores, dijo que no tenía ninguna duda de que el estado ruso respaldaba la difusión de este material. “Siempre está. Rusia es un estado muy centralizado y la idea de que esto se haga sin la aprobación de alguien del círculo íntimo es ridícula”, enfatizó.

Uno de los programas informativos más vistos de Rusia, Vesti News, se hizo eco de las maliciosas versiones y también puso al aire un informe en el que se ponían de relieve supuestas dudas respecto a la vacuna de Oxford.

Los trolls rusos iniciaron su embestida digital hacia mediados de septiembre, cuando uno de los voluntarios de la vacuna presentó una enfermedad que podría ser derivada de la inyección suministrada. En esa oportunidad, el hombre -cuya identidad no se dio a conocer- presentó mielitis transversa, lo que provocó que se pausaran los ensayos. Finalmente se supo que no fue consecuencia de la inoculación.

En esa oportunidad, la cadena de noticias del estado ruso RT, señaló que AstraZeneca usaba un adenovirus de “mono” y que era “un método no probado de desarrollo de vacunas”. El canal prosiguió: “El Sputnik V de Rusia, la primera vacuna registrada del mundo, utiliza adenovirus humanos como vector, un enfoque ampliamente estudiado”. Fue el puntapié inicial para que las redes comenzaran con su difusión.

Rusia confió a su Gamaleya Research Institute la creación de la pócima contra el COVID-19 y el lord ruso Kirili Dmitriev, director ejecutivo del Fondo de Inversión Directa de Rusia, es quien está encargado de financiar y comercializarla alrededor del mundo. Pero, al mismo tiempo, una de sus compañías trabaja en el desarrollo de la vacuna inglesa. Por eso, en un comunicado condenó “las publicaciones en redes sociales destinadas a denigrar» la vacuna AstraZeneca. “Cualquier intento de dañar la reputación de cualquier vacuna es incorrecto. Creemos que tanto el enfoque de vector de adenovirus humano que está utilizando Sputnik V como el enfoque de vector adenoviral de chimpancé utilizado por AstraZeneca son enfoques muy prometedores basados en una base científica sólida”, advirtió.

*Infobae

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Popular

To Top