Periodistas independientes en Nicaragua conmemoran su día bajo el ataque del régimen de Ortega

Cuando la pandemia de COVID-19 impactó al mundo entero, Nicaragua ya cargaba sobre sus hombros tres fuertes crisis: la política, la moral y la del tejido social del país sumada a la crisis económica, que según analistas de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro han derivado en una represión sistémica del Estado sobre la prensa independiente, los medios de comunicación y las oportunidades laborales para los periodistas. 

El Día internacional del Periodista, celebrado el martes, encontró a la prensa independiente en Nicaragua bajo el “imparable ataque del gobierno”, según afirman reporteros nacionales. 

Álvaro Navarro del medio digital Artículo 66 destaca que la crisis económica y la presión estatal asfixian a los pocos espacios informativos que han sobrevivido a las embestidas estatales desde el estallido social que vivió el país en abril del 2018. 

“Es un desafío poder seguir haciendo nuestro oficio con todas las dificultades que representa, dificultades que son el resultado en principio de la situación que ha vivido el país, que a los periodistas en Nicaragua y los medios de comunicación en Nicaragua se nos hace más complejo, porque hay una prohibición del gobierno de Daniel Ortega que amenaza a los empresarios para que no se anuncien con nosotros”, dijo Navarro a la Voz de América.

Además sostiene que desde el 2018, la presión sobre los medios independientes escaló hasta la confiscación de medios, encarcelamiento de reporteros, cierre de espacios, persecución, amenaza, y presión económica, lo que complica el ejercicio de la profesión. 

Elsa Espinoza, quien es comunicadora independiente y que ha realizado varios trabajos sobre cómo impacta la violencia estatal en el periodismo nacional, manifestó que el ambiente laboral en Nicaragua “es nocivo para gozar de nuestros derechos humanos y su ejercicio pleno, pero es esa lucha la que nos motiva a salir adelante, es nuestro derecho a informar y que estamos del lado correcto de la historia”.

Hasta ahora cinco periodistas independientes están enfrentando procesos judiciales por ejercer su labor, dos medios de comunicación han sido confiscados, decenas de comunicadores se encuentran en el exilio y más de 50 han recibido medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por amenazas recibidas.

Hasta el 31 de julio, el observatorio de agresiones a la libertad de prensa registró un total de 351 agresiones contra la libertad de prensa en Nicaragua. 

La pandemia del COVID-19 ha sumado un nuevo reto para reporteros: el de resguardar la vida, en medio del caos “que ya es intentar reportar en Nicaragua”, sostiene el experto en medios Alfonso Malespín. 

El especialista explicó que la enfermedad obligó a reporteros a “modificar la cobertura de las informaciones. Más de 60 periodistas se contagiaron de la COVID, dos de ellos murieron. Pero esto no está resuelto y la necesidad de ir al terreno sigue siendo una norma básica para quien hace periodismo, habrá que saber que resultados tendremos en términos de contagio en el futuro próximo”.

Aun así los periodistas nicaragüenses recordaron el día dedicado a su profesión renovando su compromiso con la verdad y la comunidad.

El 8 de septiembre se celebró en todo el mundo el día internacional del periodismo, en honor al periodista checo Julius Fucik, quien fue asesinado en esta fecha del año 1943 por tropas nazis de Adolfo Hitler. La fecha está dedicada a resaltar la importancia de la profesión del periodismo en su labor de búsqueda de la verdad y en la defensa de la libertad de expresión. 

*Con información de VOA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.