Policía Orteguista allana casas de familiares de la opositora exiliada Zayda Hernández en busca de su “cabeza”

La opositora Zayda Hernández denunció este lunes 19 de diciembre que la Policía Orteguista allanó esta madrugada las casas de varios de sus familiares en Managua, en busca de su “cabeza”, pese a que es de conocimiento público que la joven se encuentra exiliada en Estados Unidos desde julio de 2021.

Otro 19 caótico para mi y mi familia. Esta madrugada la policía sandinista arremete contra toda mi familia. Rompieron candados para entrar por la fuerza a las viviendas de mi abuelita materna de 70 años, mi hermana, y posteriormente a la casa de mis abuelos paternos -donde buscaban también a mi papá-, agentes policiales pedían ‘mi cabeza’”, escribió Hernández de 29 años en sus redes sociales.

Zayda declaró a La Mesa Redonda que se trató un “operativo policial completo” en el que también confiscaron dispositivos celulares y procedieron a llamarla de uno de ellos. “Según los torturadores yo me encuentro en Nicaragua y me buscaban para trasladarme a Auxilio Judicial”, contó.

Según el oficial de Policía con el que tuve comunicación vía llamada telefónica desde el celular de mi abuelita, la pregunta específica que él me hizo fue que dónde me encontraba, que ellos necesitan esclarecer porque una fuente les informó que yo estaba en Nicaragua, que dónde me encontraba, que necesitaban saber exactamente dónde me encontraba”, relató la joven a La Mesa Redonda.

Hernández dijo que en la casa de sus abuelos paternos, la Policía Orteguista entró de una forma más violenta, rompiendo candados y diciendo que buscaban a José Raúl González, padre de la joven y que “querían la cabeza de Zayda Hernández”.

Hasta este momento la Policía se encuentra merodeando la vivienda de los abuelos paternos de Zayda.

Hernández hace “responsable a la dictadura Sandinista de cualquier daño físico y emocional que sufran mis familiares”.

La joven señaló que su abuela sufre de hipertensión y problemas cardíacos. “Este tipo de susto a las 5:00 de la mañana, que lleguen Policías sandinistas torturadores como ladrones a esa hora, a interrumpir su sueño y la privacidad de su hogar pues evidentemente eso viene a alterar su salud física y emocional”, lamentó.

En la casa de su hermana de mayor, Zayda contó que solo cuatro personas habitan, incluidos un bebé de 1 año, y una adolescente de 15, quien se vio muy afectada al ver a policías rompiendo los candados de su casa.

En Nicaragua, Zayda era asediada por la Policía por ser opositora a la dictadura Ortega-Murillo y por su destacada participación en las protestas cívicas de 2018. Incluso en mayo de 2019, estuvo varios días secuestrada, apareció atada de manos y en estado de shock en las inmediaciones de la Catedral de Managua, luego que organizaciones nacionales e internacionales demandaran saber su paradero y su libertad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.