Policía Orteguista secuestra al precandidato presidencial Félix Maradiaga

La Policía Orteguista secuestró este mediodía al precandidato presidencial Félix Maradiaga, luego que saliera de la Fiscalía por una investigación en su contra por supuestamente “incitar a la injerencia extranjera”, “aplaudir la imposición de sanciones contra el Estado de Nicaragua y sus ciudadanos”, entre otras acusaciones.

“Fue detenido el ciudadano FÉLIX ALEJANDRO MARADIAGA BLANDÓN, quien está siendo investigado por realizar actos que menoscaban la independencia, la soberanía, y la autodeterminación, incitar a la injerencia extranjera en los asuntos internos, pedir intervenciones militares, organizarse con financiamiento de potencias extranjeras para ejecutar actos de terrorismo y desestabilización, proponer y gestionar bloqueos económicos, comerciales y de operaciones financieras en contra del país y sus instituciones, demandar, exaltar y aplaudir la imposición de sanciones contra el Estado de Nicaragua y sus ciudadanos, y lesionar los intereses supremos de la nación, de conformidad con el artículo 1 de la Ley No. 1055 ‘Ley de Defensa de los Derechos del pueblo a la Independencia, la Soberanía y Autodeterminación para la Paz’”, reza el comunicado de la Policía Orteguista.

La Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) denunció el secuestro de su candidato presidencial. “La policía de la dictadura arremete contra su integridad señalándolo injustamente de actos que jamás ha cometido. Demandamos libertad y respeto a su integridad”, señaló.

Violeta Granera, indicó que la camioneta en la que viajaba Maradiaga fue interceptada por la Policía luego de salir de la Fiscalía y “se lo llevaron”, tratando que el secuestro no fuese grabado por los periodistas.

La Policía Orteguista agregó en su comunicado que Maradiaga será remitido a las “autoridades competentes para su enjuiciamiento y determinación de las responsabilidades penales”.

Félix había dicho este martes que la Fiscalía le abrió una investigación el marco de la Ley 1055 “Ley de defensa de los derechos del pueblo a la independencia, la soberanía y autodeterminación para la paz”.

“Fue un interrogatorio bastante amplio y ya queda claro que se está abriendo una investigación en dos direcciones; en primer lugar, una reapertura de todas las acusaciones del 2018, que es un rosario amplio que va desde ‘financiamiento del supuesto golpe, autoría intelectual del supuesto golpe’, las actividades del Instituto de Estudios Estratégicos que aunque está disuelto continúan investigando. Y además de eso, señalamientos nuevos en el marco de la Ley 1055 (Ley de defensa de los derechos del pueblo a la independencia, la soberanía y autodeterminación para la paz)”, declaró Maradiaga tras salir de la “entrevista”.

La ley mencionada, fue creada en diciembre de 2020 elimina cualquier aspiración a cargos públicos a quienes la justicia orteguista considere “golpistas” y deja abierta la posibilidad de sanciones penales.

“Serán traidores a la patria, por lo que no podrán optar a cargos de elección popular, esto sin perjuicio de las acciones penales correspondientes establecidas en el Código Penal de la República de Nicaragua, para los actos de traición, los delitos que comprometen la paz y los delitos contra la Constitución política”, señala un artículo de la Ley.

Esta Ley asimismo penaliza a quienes “celebran sanciones de Gobiernos extranjeros”, convocan a protestas, financian o incitan a un “golpe de Estado”. El Código Procesal Penal de Nicaragua, que invoca esta controversial ley, impone penas de hasta 15 a 20 años por “terrorismo o financiamiento al terrorismo”, así como 10 a 15 años por “traición a la patria” e incluso 2 a 6 años a quienes comprometan “la paz”.

Maradiaga es el tercer aspirante a la Presidencia por la oposición en ser investigado por el Ministerio Público y posteriormente ser detenido.

La primera fue Cristiana Chamorro, hija de la exmandataria Violeta Barrios de Chamorro (1990-1997) y la figura de la oposición con mayor probabilidad de ganar las presidenciales de noviembre próximo, quien se encuentra recluida en su residencia desde hace siete días después de que una jueza ordenara su detención y el allanamiento de la vivienda por un caso de presunto lavado de dinero.

En tanto, Arturo Cruz, que fue embajador en Estados Unidos entre 2007 y 2009, fue arrestado el sábado pasado en el Aeropuerto Internacional de Managua cuando regresaba de una gira por Estados Unidos, según el Ministerio Público, que lo investiga por los delitos de “provocación, proposición y conspiración en menoscabo a la integridad nacional en perjuicio del Estado de Nicaragua y la sociedad nicaragüense”.

Se conoce que una delegación de la UNAB se está trasladando hacia El Chipote para requerir información sobre la detención y condición de Maradiaga, al igual que de las dos personas que viajaban con él.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *