Presos Políticos: “Ortega va eliminando poco a poco a sus adversarios”

*Por Redacción Abierta

Aunque el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo los tiene en prisiones oscuras, angostas e insalubres, los presos políticos están al pendiente de todo lo que ocurre en el país a nivel sociopolítico. Se enteraron de la orden de captura que el Gobierno giró en contra de la precandidata presidencial Cristiana Chamorro. También de la ruptura de los grupos opositores nicaragüenses para enfrentar unidos un proceso electoral y de la cancelación de las personerías jurídicas al Partido Restauración Democrática (PRD) y el Partido Conservador (PC).

Hasta el siete de mayo de 2021 el mecanismo para el reconocimiento de presos políticos contabilizó 112 reos de conciencia. Al menos 107 están recluidos en los sistemas penitenciarios de todo el país y los otros cinco en las delegaciones de la Policía Nacional.

REDACCIÓN ABIERTA logró conversar con un vocero de un grupo de presos políticos que está recluido en uno de los penales del país. Lo entrevistamos para conocer la opinión que tienen los reos políticos sobre el fracaso de la unidad, las inhibiciones que ejecuta el Gobierno y lo que consideran debería hacer la oposición en este año electoral. Por seguridad no revelamos su ubicación ni su nombre real.

La Coalición y la Alianza CxL no lograron consolidar la unidad, ¿cuál es la opinión de los presos políticos sobre este fracaso?

Nosotros creímos que iba a haber unidad, que íbamos a tener una casilla en la que todos los nicaragüenses podríamos votar. Es una lástima que no se diera. CxL ofreció su casilla después pero no sabemos con qué intención. Porque ese partido había sido egoísta, cortante y tajante en no querer la unidad.

Siempre estuvieron diciendo mentiras. Decían que querían la unidad pero hacían todo lo contrario. Tenían que hacerlo de forma abierta y sin pensar en sus intereses. La UNAB y la Coalición hicieron mal repartirse cargos (se refiere a la filtración de la lista de candidatos a diputados) sin saber si iban a correr o no.

En ese momento nos incomodamos porque entendimos que ambos estaban pensando en intereses personales. CxL por su parte quería demostrar que era el partido fuerte opositor, lo cual no lo es; aquí desde el 2007 no hay partido opositor. Aquí lo que existe es un pueblo opositor, Nicaragua como tal.

¿Cuál es la sensación que tienen los presos políticos respecto a la situación actual de Nicaragua?

Las esperanzas de consolidar la unidad se desvanecen, esa es nuestra sensación. Aunque creemos que el sentimiento de querer sacar a Daniel Ortega del poder puede fortalecernos. Ortega puede eliminar todas las casillas pero la respuesta del pueblo ha sido convincente y permanente en el sentido de que no se echa para atrás a pesar de todas las trampas y mentiras que pone a los partidos zancudos. La mayoría seguimos siempre de pie y buscamos la ruta de que se vaya el asesino, está en nuestras manos, no en manos de un partido político.

¿Qué esperan los presos políticos de la Alianza CxL y su apertura a la unidad?

La unidad será forzada. Sabemos que CxL abrió las puertas a los otros precandidatos y organizaciones de la sociedad civil. Esperamos que finalmente haya unidad y tengamos una casilla para ir a votar pero que no se presten a un circo electoral. Con la unidad y una sola casilla no creo que Daniel pueda ganar, y si se las roba, se puede demostrar con pruebas contundentes. Esto siempre y cuando los nicaragüenses salgan a votar en masa en una sola casilla sin darle oportunidad a Daniel que pueda ganar.

Los presos políticos esperan que la apertura de CxL sea real y consolide la unidad entre las fuerzas opositores en Nicaragua. Redacción Abierta.

El régimen ordenó la inhibición de Cristiana Chamorro, aspirante presidencial que mayor popularidad tiene según las encuestas. ¿Sorprendió esta noticia a los reos de conciencia?

La inhibición era algo que se miraba de lejos, que iba a suceder. Cristiana sorprendió a toda Nicaragua con la gran aceptación que tuvo el pueblo hacia ella, cosa que no se lo esperaba el Gobierno. El régimen ha ido eliminando poco a poco a sus adversarios y Cristiana representa un gran peligro para ellos.

El Gobierno está cerrando el espacio electoral a la oposición. ¿En qué depositan sus esperanzas los presos políticos?

La única esperanza en este caso, si acaso no lo citan como a Cristiana, sería la candidatura de Juan Sebastián, porque con Arturo Cruz, si hablamos de él y sus posibilidades, creemos que se estaría consumando lo planeado por Daniel Ortega, que busca que él sea su competencia para mandar desde abajo.

¿Consideran los presos políticos Arturo Cruz es el candidato más cómodo para Daniel Ortega?

Es que inhiben a Cristiana, que es la que tiene mayor aceptación, y todo apunta a que pondrán a Arturo Cruz, el candidato más cómodo de Ortega para competir. Son ideas que tenemos desde aquí adentro. También creemos que si no se impone y todos los precandidatos respetan el acuerdo de apoyo a candidato único, pues veríamos con buenos ojos apoyar a ese candidato. Y si queda Arturo, pues ya quedaría en él hacer bien su papel como candidato y los demás apoyarlo.

En Nicaragua no existen condiciones mínimas para ir a elecciones. ¿Cuál es la consideración de los presos políticos respecto al escenario electoral en Nicaragua?

Para que haya fraude hay que demostrarlo y para demostrarlo hay que salir a votar porque voto en masa mata fraude. Si documentamos el fraude la dictadura se estaría enterrando sola.

Pero las organizaciones de familiares de presos políticos han exigido elecciones sin reos de conciencia.

Nosotros estamos aquí con la esperanza en Dios que vamos a salir porque así va a ser. Dios y la virgen van a querer que estemos afuera, siempre y cuando, también los partidos políticos se pongan la mano en la conciencia. Esperamos que los partidos y los precandidatos, que dieron su palabra de que no va a haber elecciones con reos políticos, cumplan.

¿Qué pasaría si no cumplen con su palabra y participan en elecciones sin garantías mínimas y con presos políticos?

Eso ya estaría en mano de los precandidatos, de partidos, de organizaciones civiles, si van a aceptar correr con presos políticos. Y si se van a ir elecciones, pues tienen que hacer lo posible por demostrar el fraude, hacer la práctica, y votar. Todos pensábamos que se iba a dar la unidad entre las dos alianzas, que iban a haber elecciones primarias, internas. No se dio o parece que no se va a dar, pero la voluntad de Dios es otra, no la de nosotros y tenemos que apostar a la unidad entre todos los nicaragüenses. Todos estamos decididos que el objetivo es sacar a Daniel Ortega.

*Esta entrevista fue realizada días antes de la captura de Arturo Cruz, precandidato presidencial de Nicaragua.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *