¿Qué pretende el régimen con Monseñor Álvarez? ¿Apresarlo, expulsarlo de su propio país?, cuestiona el CENIDH

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH) cuestionó este jueves que las acciones represivas ejercidas por el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo en contra de Monseñor Rolando Álvarez, quien lleva ocho días secuestrado en la Curia Episcopal de Matagalpa, junto a 10 personas más.

El organismo aseguró que ha logrado constatar que la represión en estos ocho días en contra del obispo, cinco sacerdotes y cinco laicos “no ha tenido límites”, pues “han negado la entrada de alimentos, han impedido el ingreso de la encargada de la cocina, han sembrado el terror, espiando la curia con drones”.

También acusa al régimen que a través de la Policía “ha obstaculizado el paso de peatones por la zona, militarizando la ciudad, intimidando con la llegada de altos mandos policiales, como la aparición del Comisionado General Ramón Avellán, subdirector de la Policía quien se pasea por las calles de Matagalpa en señal amenazante y han generado zozobra con citatorias a la policía a personas opositoras”.

Todas estas acciones represivas evidencian la intención del régimen de seguir violando los derechos humanos de los secuestrados, mantenerlos aislados, matarlos de hambre y silenciar al pueblo Matagalpa, impedir que hagan sus justas denuncias, ¿Qué pretende el régimen con Monseñor Álvarez? ¿Apresarlo, expulsarlo de su propio país, obligarlo a salir en contra de su voluntad, forzándolo físicamente? Lo claro es que su fortaleza es inquebrantable y ha brindado cátedra de lo que es ser un buen pastor de la iglesia y un buen nicaragüense”, señaló el CENIDH en un pronunciamiento.

Álvarez es acusado por la Policía Orteguista de “incitar a ejecutar actos de odio y violencia” para “desestabilizar” al país, y por lo cual se encuentra “bajo investigación” y retenido en la Curia.

El CENIDH destacó la “coherencia y firmeza” de Monseñor Álvarez, quien hoy apareció en una transmisión en Facebook oficiando una misa.

La vida de nosotros 11, que nos encontramos en la Curia Episcopal de Matagalpa, en el corazón de ella que es la capilla de las Mercedes donde está Jesús Sacramentado, nuestras 11 vidas están en las manos del Señor, estamos en las manos de Dios”, dijo el obispo.

Nos encontramos gracias a Dios bien de salud, viviendo en comunidad, viviendo en familia, rezando, celebrando la eucaristía, compartiendo entre nosotros, dialogando, conversando con fuerza interior, con paz y serenidad en el corazón, con una alegría en la conciencia que solo puede proceder de Dios”, añadió.

El CENIDH expresó su solidaridad y respaldo al obispo, y llamó al pueblo de Nicaragua a “apoyar a la iglesia y los clérigos que valientemente han exigido derechos humanos y democracia”.

Su ejemplo Monseñor nos guía NO LE DEJAREMOS SOLO. NICARAGUA NO LE DEJEMOS SOLO”, finalizó. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.