“Ramiro Ortiz y Carlos Pellas son culpables de haber creado y alimentado a este monstruo (Ortega) que en un momento de crisis se los puede tragar a ellos también”, opina economista

Para el economista nicaragüense Francisco Larios, la arremetida del régimen de Daniel Ortega contra varios empresarios del país a quienes en las últimas horas les ha congelado sus cuentas bancarias, levantado el sigilo bancario e impuesto retención migratoria, no los convierte en la parte de la mayoría del pueblo nicaragüense que busca la libertad y la democratización de Nicaragua.

El miércoles por la noche, se supo que la Policía Orteguista detuvo a Luis Rivas Anduray, presidente ejecutivo del Banco de la Producción (Banpro), el principal de Nicaragua, con presencia en Centroamérica, el Caribe y Ecuador. Al banquero se le acusa de supuestamente “incitar a la injerencia extranjera, pedir intervenciones militares o usar financiamiento externo para ejecutar actos de terrorismo” que desestabilicen al régimen.

Asimismo, la justicia orteguista también investiga a 13 empresarios y exdirectivos de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), a quienes les congeló sus cuentas bancarias.

Entre los investigados están dos de los empresarios más poderosos de Nicaragua, José Antonio Baltodano Cabrera y Jaime Javier Montealegre Lacayo. 

Larios, destacó que en la historia de Nicaragua “siempre ha habido momentos en que las cúpulas se despellejan, se roban, se expropian, se matan, incluso dentro de la misma familia”.

En concreto, afirmó que “porque agredan a Ramiro Ortiz o a Carlos Pellas (banqueros) –desde la arbitrariedad—no los convierte en uno de los nuestros o en víctimas inocentes. Ellos son culpables de haber creado y alimentado a este monstruo que en un momento de crisis se los puede tragar a ellos también”.

A juicio del economista, puede haber dos elementos que motivan a Ortega y a su mujer Rosario Murillo a tomar estas acciones contra quienes “han sido sus mayores y más importantes pilares, incluso después del 2018”.

“Una es racional. El temor que tiene Ortega de que lo obliguen a dejar el poder y el conocimiento que tiene que estas cinco, seis familias tienen enormes recursos y tienen de hecho la capacidad de parar el país, y de incluso con sus aliados internacional de echar a Ortega. Tienen tentáculos para esto”, aseguró el economista.

Daniel Ortega y Carlos Pellas

“Ortega como mafioso, como capo mayor, demanda a los otros capos la cabeza de un caballo, se las pone en la cama y les dice ‘yo se los puedo hacer a ustedes también, no se crean que solo puedo hacer solamente a fulanito de tal’”, valoró.

Por otro lado, “hay en este régimen que ya rebasa los límites de la crueldad de las dictaduras, rebasa la lógica de la lucha de mafias porque entra ya en un área de histeria irracional con el esoterismo, con la cólera visceral de la señora Murillo por el castigo que le ponen –el imperio que ella ataca—a su hija y a algunos de sus colegas”, continuó.

Daniel Ortega y Ramiro Ortiz

Larios apunta que aunque ahora el régimen de Ortega y los empresarios “se estén matando”, no descarta que en un futuro puedan volver “a pactar”.

El economista refirió que “tan enemigo del pueblo nicaragüense es Carlos Pellas como Daniel Ortega”, pues “todo esto es producto de una fábrica de dictaduras”.

“Yo alerto al pueblo nicaragüense para que no creamos en conversiones, para que no creamos que una fábrica de dictaduras se convierte en una fábrica de libertad”, zanjó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.