Recomendaciones de la Unidad Médica Nicaragüense al régimen orteguista ante pandemia del coronavirus

La Unidad Médica Nicaragüense (UMN) presentó este lunes su propuesta de acción ante la pandemia de COVID-19 dirigida a toda la población, incluido el régimen de Daniel Ortega y su mujer Rosario Murillo.

En una rueda de prensa los médicos –que fueron despedidos por la dictadura Ortega-Murillo por haber cumplido con su juramente hipocrático durante la represión iniciada en abril de 2018–, precisaron tres componentes en torno a las medidas de prevención y atención en torno a la enfermedad.

https://www.facebook.com/radiodario89.3/videos/512985642721721/

La UMN se dirigió al régimen de Daniel Ortega para que cumpla de forma estricta las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Los médicos recomendaron al régimen orteguista a fortalecer la gestión de los viajeros enfermos en los puntos de entrada (aeropuertos, puertos y pasos fronterizos terrestres internacionales) dado que los dos casos reportados a la fecha atravesaron el aeropuerto internacional sin ser detectados, “lo cual amerita una revisión de la rigurosidad con que se está haciendo esta revisión”.

También aconsejaron, establecer una cuarentena nacional inmediata por al menos 30 días. “La cuarentena es una medida eficaz para disminuir la tasa de transmisión del virus, la cual ha demostrado su eficacia cuando se adopta tempranamente. Los modelos matemáticos demuestran la importancia de esta medida para enlentecer el avance de la pandemia, aplanando la curva de transmisión y dando tiempo al sistema de salud para atender a los casos, especialmente a los graves. Es el momento de restringir la movilidad de la población lo más posible y solo salir si es necesario por razones de abastecimiento, trabajo imprescindible o salud. No se recomiendan las visitas masivas casa a casa, aunque sean con propósitos educativos. Los estudios científicos demuestran que puede haber transmisión sin haber aparecido los síntomas. Esta es una medida urgente para mantener al país en la fase 2 actual”, explicaron.

Asimismo, sugieren al régimen “modificar su planteamiento de promover eventos masivos tanto públicos y privados, de cualquier índole”, puesto que la OMS recomienda explícitamente: evitar las aglomeraciones y no permanecer con frecuencia en espacios cerrados y abarrotados. También orientan un receso escolar de al menos 30 días en centros educativos de todo nivel, el cierre de bares, restaurantes, cines y otros sitios de reunión pública.

Recomiendan modificar la medida de que a las personas provenientes de otros países con riesgo de transmisión según la OMS y sin sintomatología, no tengan restricciones en su movilidad y desplazamiento en el país, dado que la evidencia científica demuestra que las personas asintomáticas y aquellas en período de incubación (entre 4 y 14 días) pueden transmitir la enfermedad.

Los galenos recomendaron, además suspender inmediatamente los cruceros y el turismo externo e interno. Asimismo, establecer un sistema de clasificación de pacientes previo al contacto con una unidad de salud, que evalúa la situación de cada paciente y que deje a los pacientes que no lo necesiten aislados en su casa, ingresando solamente a los pacientes que así lo ameriten.

“El país debe fortalecer la atención prehospitalaria y el manejo de urgencias relacionadas con la pandemia. Debe desarrollarse un algoritmo de evaluación pre hospitalaria, que defina el procedimiento para abordar contactos asintomáticos, contactos sintomáticos no compatibles con COVID-19 y casos sospechosos de COVID-19”, señalaron.

Refirieron que las definiciones de contacto, caso sospechoso y caso confirmado son muy claras, sin embargo, “el manejo reciente de los dos primeros casos demuestra las limitaciones del abordaje. Los contactos asintomáticos no deberían ser ingresados a las unidades de salud, sino enviados a cuarentena de 14 días previa prueba, y una vez obtenido el resultado, proceder según el algoritmo clínico”.

También sugirieron establecer un sistema accesible para la realización de la prueba diagnóstica, tanto para el sector público, como privado, pues actualmente solo el Centro Nacional de Diagnóstico y Referencia CNDR del Ministerio de Salud tiene capacidad para realizar la prueba y dicha prueba está restringida al sistema público bajo un estricto control centralizado.

>> Pymes piden controlar precios de la canasta básica por tres meses en Nicaragua

“La experiencia a la fecha demostró que los países más exitosos en alcanzar control fueron aquellos que administraron sus pruebas temprana y ampliamente. La toma de muestras para la prueba disponible debería descentralizarse e incluir al sub-sector privado. Así mismo, el país debería solicitar apoyo a los países que ya han desarrollado las pruebas rápidas en punto de cuidado (POC) para su donación o compra. Se recomienda también que una vez estas pruebas rápidas estén disponibles en el mercado internacional se registren en el país para que puedan ser adquiridas por el sector privado” subrayaron.

Los médicos también aconsejaron al MINSA capacitar y diseminar ampliamente las guías y protocolos de tratamiento del COVID-19, los cuales no están accesibles a todo el sector salud. “Estas guías deberán normar el abordaje del manejo domiciliario, las pruebas en laboratorio, el manejo en centros de salud y hospitales, desagregando protocolos específicos para niños, adultos, mujeres embarazadas y pacientes inmunocomprometidos”, anotaron.

Pidieron informar a la población de las unidades de salud preparadas para la atención, información clara de cómo acceder a ellas y los recursos con que se cuenta. En este punto reportar ¿Cuántas camas hospitalarias están disponibles?, ¿Cuántos ventiladores están disponibles? “Las cifras extraoficiales apuntan a que ambos son insuficientes. Se recomienda solicitar ayuda internacional para aumentar el número de ventiladores y otros insumos críticos”, recomendaron.

Entre otros consejos están:

  • Ofrecer consultas médicas virtuales para atender a los pacientes con otros diagnósticos.
  • Ofrecer atención psicológica y apoyo emocional a través de servicios virtuales. 
  • Fortalecer los servicios de sangre frente al potencial impacto de la diseminación de la infección de COVID-19 en la disponibilidad y seguridad de la sangre y componentes sanguíneos.
  • Realizar un manejo transparente y descentralizado de la información relacionada con la pandemia, publicando información necesaria sobre pruebas realizadas, pruebas positivas, casos en estudio, casos confirmados, defunciones, protocolos, normas de atención, sitios de atención, rol de la seguridad social, rol de las aseguradoras privadas, y todos los aspectos relacionados con la respuesta ante la pandemia.
  • Garantizar el respeto a los derechos de los pacientes, incluyendo el de la confidencialidad de los datos. Durante la comunicación del segundo caso positivo, se violó el derecho a la confidencialidad al divulgar su condición de VIH, Artículos 1, 4 de la Ley 238, y el Artículo 3 del Reglamento de la Ley.
  • Prevenir y abordar la estigmatización social. 
  • Adecuar la programación de la red de servicios púbicos en cuanto a la reducción de las consultas y cirugías electivas, reduciendo la aglomeración de pacientes en espera de atención, mejorando el sistema de citas y reprogramando lo que no sea de urgencia, considerando el potencial de expansión del COVD-19 en el país para los próximos tres meses.
  • Ampliar la convocatoria a todos los sectores sociales para enfrentar la pandemia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.