Récord de remesas enviadas a Nicaragua no debe verse como “estrategia de crecimiento y desarrollo económico”, dice economista

El economista Marco Aurelio Peña, sostuvo que el nuevo récord de remesas enviadas a Nicaragua por sus migrantes, no debe verse como un “logro” o “estrategia de crecimiento y desarrollo económico”, ya que por el contrario, significa que más nicaragüenses han decidido irse del país en un “afán de sobrevivencia”.

El Banco Central de Nicaragua (BCN), informó el lunes que el país recibió 2.887,8 millones de dólares en remesas de sus migrantes entre enero y noviembre de 2022, cantidad que superó la anterior marca, de 2.578,3 millones de dólares que fueron captados en los primeros diez meses del mismo año.

Economista Marco Aurelio Peña

Peña explicó que el flujo de remesas monetarias ya constituye al menos un 16% de la economía nacional, percibida como “un sector económico más sin serlo”, pues “no es una actividad económica dentro del territorio; sino que fruto del trabajo de nuestros connacionales en mercados laborales externos, que destinan una fracción de sus ingresos generados para enviarla a sus familiares en su país de origen”.

Ningún economista serio va a sostener que el incremento de las remesas monetarias es parte de una estrategia de crecimiento y desarrollo económico de un país, no es así. Lo que sucede es que la migración y las remesas es un fenómeno observado en nuestra región latinoamericana de personas que se van y esto se vuelve como un salvavidas; es decir, se van de sus países de origen para buscar una mejor calidad de vida en otro país o bien para pasar años trabajando y luego regresar a su país de origen con ahorros o habiéndole hecho mejoras a su patrimonio dejado en su país de origen, eso se vuelve un plan B, una alternativa que las familias y las personas deciden, haciendo sacrificios, asumiendo nuevos retos y desafíos, lo cual demuestra el afán de sobrevivencia, y en todo esto los gobiernos no hacen absolutamente nada”, dijo el economista consultado por La Mesa Redonda.

A Peña considera “increíble” cómo algunos funcionarios o los gobiernos hablan de récords de remesas “como si fuera un logro, como si fuera un éxito, como que hubiera que aplaudir eso, no”.

Las economías marchan bien cuando pasa lo contrario, cuando la gente no se va de sus países, cuando el mercado laboral interno logra retener y absorber al talento humano y a la fuerza de trabajo; no cuando se va. Las personas deciden irse porque en otro lugar van a ganar mucho mejor que en su país de origen, aun ejerciendo lo que saben hacer, aun ejerciendo la carrera que estudiaron, eso es una problemática mucho más compleja”, indicó.

Según el informe del BCN, el 80% del monto de las remesas fueron enviadas desde Estados Unidos, seguido de Costa Rica (7,5%), España (7,1%), Panamá (1,5 %) y Canadá (0,8 %).

El economista asegura que un mayor porcentaje de remesas procedentes de Estados Unidos, significa que una mayor cantidad de nicaragüenses está ingresando a ese país. “Eso explica el aumento de esa cantidad de dinero que proviene de Estados Unidos”, anotó.

Peña agrega que otro factor referente a las remesas en Nicaragua es que “la economía nacional va registrando una altísima dependencia del trabajo de sus nacionales en el mercado laboral externo”.

“El dinero entra, logra satisfacer necesidades de consumo de la familia y sostener por supuesto a nivel agregado el consumo nacional por la gran cantidad de dinero que ingresa por esa vía”, expuso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.