Régimen arremete contra EEUU y Europa ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU

El régimen de Daniel Ortega arremetió contra Estados y Europa ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, en el marco de la 45ª sesión de ese organismo internacional.

El régimen se hizo pasar como víctima de “todas las formas de irrespeto, agresión, y pretensiones de dominio de un pecaminoso modelo imperialista, colonialista y capitalista”.

“Tenemos derecho a la paz que con tanto empeño hemos venido construyendo entre siglos de agresión, intromisión, intervención, de los Estados Unidos de Norteamérica, y de las potencias europeas cómplices, que han pretendido mantener dominio imperialista y colonial sobre nuestra libre y soberana Nicaragua bendita”, reza el texto del orteguismo publicado en medios oficialistas.

“Nicaragua ha enfrentado la codicia indecente de Estados Unidos y Europa que se ha valido de todos los vicios de su propia decadencia, para intentar desarticular y desmontar el honor nacional, y el espíritu del sandinismo. Y es que la inmoral y evidente avaricia imperial, colonial, norteamericana y europea, y neocolonial con sus pretendidos destinos manifiestos, siempre ha perseguido, y persigue, nuestra estratégica y privilegiada posición geográfica”, apuntó el régimen.

Protestó ante la ONU por lo que llamó “las imposiciones de las potencias imperiales”.

“Venimos a este Consejo a decir basta ya de reproducir en organismos que supuestamente deben servir para la defensa de los derechos humanos, el discurso imperial e intervencionista de quienes pretenden dictar nuestras leyes nuestras decisiones, nuestras maneras y modelos de vida, anulando nuestra soberanía, pretendiendo imponer modos ajenos a nuestra cultura e idiosincrasia, en ese arrogante, soberbio e improcedente afán de dominar un país y un pueblo, que sólo sufrimiento y dolor debe al imperialismo y los colonialismos, en todas sus formas”, agregó.

El régimen aprovechó su discurso ante la ONU, para también arremeter contra los opositores presos políticos a quienes llamó “tristes y fracasados asalariados”.

En Nicaragua, bendita, soberana y siempre libre, hay leyes. Y esas leyes se respetan. Son leyes similares o iguales a la de cualquier país del mundo. Pero ellos, los imperialistas las tienen y aplican, mientras no nos reconocen, a nosotros, el derecho a aplicar nuestras leyes similares, de defensa de la lealtad a la patria. Nos denuncian, porque las personas que están respondiendo ante la justicia nicaragüense, son sus tristes y fracasados asalariados, desgraciadamente vendepatrias de siempre, que han cometido delitos contra la soberanía, la independencia, la seguridad y la paz en nuestra Nicaragua”, dijo el régimen.

“Cualquier otra cosa que se diga en este Consejo, es parte de la misma estrategia de difamación, de comunicación denigrante, y de pretensiones de humillar, sojuzgando a un país y a un pueblo que nada deben, y nada temen. Venimos a denunciar, repetimos, a los imperialistas norteamericanos y europeos y sus políticas y acciones injerencistas, violatorias del derecho internacional, y de la carta de Naciones Unidas”, añadió.

BACHELET DERECHOS HUMANOS EN NICARAGUA «SE HA AGUDIZADO DE MANERA ALARMANTE»

Ayer, la alta comisionada de la ONU exigió al régimen de Daniel Ortega que garantice “el pleno ejercicio de los derechos civiles y políticos” de los nicaragüenses, y “que cese la persecución contra la oposición, la prensa y la sociedad civil”.

Michelle Bachelet advirtió que la violación de las garantías fundamentales en Nicaragua “se ha agudizado de manera alarmante” y que más de 120 opositores están encarcelados cuando faltan menos de dos meses para las elecciones generales del próximo mes de noviembre.

En un discurso ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, la alta comisionada dijo que el deterioro de la situación en Nicaragua, afectará el derecho ciudadano de elegir en los comicios del 7 de noviembre, en los que el dictador Daniel Ortega busca su tercera reelección consecutiva.

“Desde hace tres años este Consejo ha analizado con profundidad la crisis de los derechos humanos” en Nicaragua, la cual “no sólo no presenta visos de ser superada, sino que se ha agudizado de manera alarmante”, afirmó la ex presidenta chilena.

“Resulta imperativo que el gobierno vuelva a garantizar el pleno ejercicio de los derechos civiles y políticos de todas las y los nicaragüenses; que cese la persecución contra la oposición, la prensa y la sociedad civil”, agregó.

Según Bachelet, desde su última actualización oral sobre la crisis en Nicaragua, en julio pasado, “no se han observado avances en la situación de derechos humanos, ni muestras del gobierno para abordar constructivamente las tensiones”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *