Régimen de Ortega califica a la OEA como “el antro donde se fabrican crímenes y tropelías”

Michael Campbell, representante del régimen de Daniel Ortega ante la Organización de Estados Americanos (OEA) rechazó este miércoles la aprobación de una resolución sobre Nicaragua, que pide al dictador de Nicaragua liberar a todos los presos políticos, dejar entrar al país a una misión diplomática para iniciar un diálogo sobre reformas electorales y la convocatoria de nuevas elecciones.

Durante su intervención, Campbell leyó un discurso cargado de ofensas, con el estilo de Rosario Murillo, mediante el cual arremetió contra el organismo regional, llamándolo “infame”, “diabólico”, “lacayo”, “arrodillado”, entre otros epítetos.

Acudimos a este otro evento intervencionista de la OEA, uno más en su historia despreciable, de ignominiosa, deshonrosa, desvergonzada y depravada entrega y sumisión al imperialismo norteamericano. Acudimos por responsabilidad de Estado y de gobierno, conscientes de que este es otro infame, malévolo y diabólico juego, de esta tan denunciada Organización, súbdita y satélite de los Estados Unidos”, dijo el funcionario orteguista.

En esto que llaman sesión, es la OEA, esa cosa fea, la que está enjuiciada por todas sus tropelías, como enjuiciados están, por crímenes de lesa humanidad ante todos los tribunales de los pueblos, los Estados Unidos, sus jefes”, acusó el régimen.

Campbell siguió: “Este es otro momento que subraya la ínfima condición de lacayos y arrodillados de este organismo que ha perdido toda legitimidad o credibilidad y que no cuenta con ningún respeto entre los pueblos”.

Acusamos a la OEA, que no tiene autoridad moral para acusar a nadie, porque son con Estados Unidos, en palabras de Sandino ‘el antro donde se fabrican crímenes, tropelías y tropeles’ contra todos los derechos humanos, políticos, económicos, climáticos, sociales, y contra las libertades que nuestros pueblos reclamamos y exigimos”, concluyó.

LA RESOLUCIÓN

La resolución que se aprobó con el voto a favor de 25 de los 34 miembros activos de la OEA, insta al régimen de Ortega a que “con carácter urgente y como primera medida” ponga en libertad a todos los presos políticos y acepte una misión de “buenos oficios” de alto nivel que debe ser autorizada por el Consejo Permanente del organismo.

El mandato de la misión diplomática será llegar a un acuerdo sobre cómo lograr tres objetivos, empezando por una reforma electoral integral.

El segundo objetivo de la misión diplomática será revocar todas las leyes que restringen la participación política y limitan los derechos humanos en Nicaragua.

Y el tercero será iniciar un diálogo con todos los partidos políticos y otros actores en Nicaragua con el objetivo de celebrar elecciones presidenciales y parlamentarias “tempranas” que sean libres, imparciales y transparentes, con observación internacional “creíble”.

Para “restablecer” el cumplimiento de la Carta Democrática Interamericana, la resolución pide al secretario general de la OEA, Luis Almagro, que solicite “con urgencia” una reunión con Ortega para que permita la entrada al país de la misión diplomática.

Almagro deberá informar a la OEA de sus gestiones a más tardar el 17 de diciembre, según establece la resolución.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.