Reporteros Sin Fronteras: Venezuela, Nicaragua, Cuba y Honduras entre los peores países para la libertad de prensa

La organización Reporteros Sin Fronteras (RSF) ubicó el martes a Cuba, Honduras, Nicaragua y Venezuela –en ese orden– como los países peor ranqueados en la región de las Américas en su informe de Libertad de Prensa de 2022.

A nivel internacional, las democracias están siendo debilitadas por la asimetría entre sociedades abiertas y regímenes despóticos que controlan sus medios y plataformas en línea, mientras libran guerras propagandísticas contra las democracias”, indica el reporte.

Por las Américas, Cuba aparece en el peor lugar, con el puesto 173 de 180 países; Honduras en el 165, Nicaragua en el 160 y Venezuela en el 159. Sin embargo, ha sido Nicaragua la nación que más escaños bajó desde el informe del año anterior, con 39 posiciones más abajo.

Todos los países antes mencionados fueron catalogados con una “muy grave” situación.

Hace exactamente un año RSF denunció la censura impuesta por el dictador Nicolás Maduro “contra varios medios de comunicación críticos e independientes”, por lo que afirmó que “esta persecución de voces disidentes tiene consecuencias dramáticas tanto para la libertad de información como para toda la población de Venezuela”.

Se refería RSF a la cadena de televisión online VPITV, que se vio obligada a cerrar debido a la incautación de bienes por parte de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel). También denunció presiones contra el diario regional Panorama y acusó a los medios en línea Efecto Cocuyo, Caraota Digital y El Pitazo, y la emisora Radio Fe y Alegría de ser “mercenarios del periodismo” y recibir financiación desde el exterior para derrotar al gobierno.

En el caso de Cuba, se trata del único país en el que los medios están bajo la mano del régimen, que censura y ataca a las publicaciones independientes.

RSF ha denunciado las leyes impuestas por el gobierno de Miguel Díaz-Canel que coartan la libertad de prensa, como el Decreto Ley 370, el retiro de acreditaciones a periodistas foráneos y los cortes de internet cuando en el verano de 2021 se sucedieron las mayores protestas públicas desde que Fidel Castro asumiera el poder en 1959.

El régimen Daniel Ortega aprobó en 2020 la “Ley de Regulación de Agentes Extranjeros”, que con el fin regular los fondos provenientes de organizaciones del exterior, afectó considerablemente la existencia de medios de prensa en el país.

La lista de agentes extranjeros contiene a las ONG, los corresponsales de prensa y representantes de agencias de noticias, así como a periodistas de medios nacionales que reciben apoyo financiero externo.

Uno de los últimos casos es el de la condena en abril pasado al gerente del diario La Prensa de Nicaragua, Juan Lorenzo Holmann Chamorro, a nueve años de prisión, tras haber sido declarado “culpable” de supuesto lavado de dinero, según informó el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

En 2021 y de cara a las elecciones generales, Ortega despejó su camino de contrincantes y ordenó el arresto de unas 50 personas, incluidos siete precandidatos presidenciales.

El parlamento de Honduras recientemente derogó la “Ley de Secreto”, un mecanismo instaurado desde 2013 bajo el mandato del expresidente Juan Orlando Hernández y que hacía inaccesible la información considerada oficialmente como “confidencial” o “secreta”.

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) celebró la derogación de la ley.

Los ciudadanos y el país ganan cuando los gobiernos son más transparentes y la prensa puede fiscalizar mejor todos aquellos asuntos con los que el poder político podría intentar mantener a oscuras a la ciudadanía”, afirmó el presidente de la SIP, Jorge Canahuati.

*Con VOA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.