Represión de Ortega descabezó a la Alianza Universitaria Nicaragüense (AUN) 

*Por Voces en Libertad

Sus principales líderes Lesther Alemán y Max Jerez se encuentran en la cárcel y el resto de sus miembros en el exilio  

En medio del calor de las protestas de abril del 2018 se formó la Alianza Universitaria Nicaragüense (AUN), uno de los  rostros más visible de este movimiento es el líder estudiantil  Lesther Alemán, quien fue condenado a 13 años de cárcel  por los supuestos delitos de “conspiración para cometer menoscabo a la integridad nacional,” su pena la enfrenta al igual que el resto de presos políticos en las celdas de Auxilio Judicial conocidas como el nuevo “Chipote”. 

Alemán es un joven de 24 años egresado de la carrera de comunicación social de la Universidad Centroamericana (UCA), su figura tomó notoriedad al  encarar  públicamente a Daniel  Ortega exigiendo su renuncia en la mesa de diálogo nacional que se entabló en mayor del 2018 que contó con la participación de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) y una amplia participación de todos los sectores del país. 

Su madre Lesbia Alfaro al igual que el resto de familiares de presos políticos que se mantienen en el país decidió guardar silencio, ante la amenaza latente de ir a parar a la cárcel por la  brutal represión que desató el régimen de Ortega-Murillo en su estrategia de sofocar cualquier intento de crítica. 

Max Jerez es el  segundo líder de la Alianza Universitaria Nicaragüense, quien  también  fue condenado a 13 años de cárcel por la juez Nadia Tardencilla, bajo el mismo supuesto delito de “conspiración para cometer menoscabo a la integridad nacional”, bajo la Ley 1055, Ley de Defensa de los Derechos del Pueblo a la Independencia, Soberanía Autodeterminación para la Paz, marco jurídico que cuenta de un solo artículo que utiliza el régimen para tildar a sus opositores de “traidores a la patria”.  

Dolly Mora obligada a exiliarse 

Dolly Mora es miembro  de la Alianza Universitaria Nicaragüense, una  organización miembro de la Alianza Cívica, esta dirigente afirmaba a los medios de comunicación digital que se mantendría en el país a pesar de los riesgos latentes de ir a parar a las temidas celdas de Auxilio Judicial, donde son violentados los derechos humanos de los más de 150 presos políticos. 

Sin embargo en julio de este año a través de su cuenta de twitter detalló: “podremos ir cruzando el desierto, podrá percibirse un gran silencio, pero se escucha todavía el corazón latiendo. Aún hay esperanza, porque estamos vivos, aún hay esperanza, porque nuestros ojos están abiertos, a la espera, aún hay esperanza porque la verdad siempre triunfa”, detalló la joven que participó de la protesta en camino de oriente la tarde del 19 de abril cuando fueron agredidos por turbas y miembros de la juventud sandinistas. 

Otros miembros exiliados y algunos arrestados 

Cinthya Benavidez es otra de los jóvenes integrantes de la Alianza Universitaria Nicaragüense que se vio obligada a  abandonar el país, ante los constantes asedios y amenazas de ir a parar a la cárcel, por criticar abiertamente al régimen de Ortega y Murillo y demandar la libertad de los presos políticos. 

Las migraciones por años han existido y no necesariamente son negativas, un exilio forzado sí lo que me impulsó a salir del país es sobre todo poder salvaguardar mi vida y que no existen libertades en Nicaragua, a pesar del desánimo y el desaliento que nos embarga, porque tenemos amigos que están encarcelados, sobrevivir es resistir, aún hay esperanza”, resaltó en sus redes sociales Benavidez.

Bridy Martínez, también decidió emigrar ante la falta de empleo y la crisis sociopolítica que enfrenta Nicaragua, desde abril del 2018.

La crisis la provocó una dictadura que se aferra al poder, al mismo tiempo agradezco a los Estados Unidos por gozar de su libertad y  de la protección de los derechos humanos, cada vez son más los jóvenes que abandonan el país”, relató Martínez.

En total esta organización contabiliza 34 de sus miembros que se han visto obligados a abandonar el país para mantener su integridad física.  

El pasado 2 de noviembre fueron retenidos por miembros del Ejército de Nicaragua Mildred Rayo y Miguel Flores en la cercanía del río Sapoa en Cárdenas, municipio del departamento de Rivas.

En una nota de prensa los miembros de la Alianza Universitaria detallaron que fueron detenidos por los uniformados, para una requisa y luego trasladados a Managua a un cuartel militar, para luego ser entregados a los miembros de la policía al servicio del régimen.  Los miembros de AUN jugaron un papel activo en las protestas cívicas de abril del 2018, demandando libertad y democracia al régimen de Ortega y Murillo quien permanece atornillado a la silla del poder a través de farsas electorales, cometidos por magistrados del Poder Electoral que obedecen los lineamientos de la pareja. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.