Rusia prohíbe la entrada a Barack Obama y a otras 500 personas en respuesta a las sanciones de EEUU

Rusia respondió hoy al nuevo paquete de sanciones impuesto por EEUU debido a la guerra en Ucrania al prohibir la entrada en el país a otros 500 estadounidenses, incluido el expresidente Barack Obama.

Hace mucho que Washington debió entender que ni un solo ataque hostil contra Rusia quedará sin una dura respuesta”, aseguró el Ministerio de Exteriores en un comunicado.

Entre los sancionados figuran altos funcionarios, congresistas y senadores elegidos en noviembre de 2022, y también jefes de compañías de la industria militar que suministran armamento a Ucrania.

La lista negra incluye a aquellos miembros de los órganos de seguridad del Estado que persiguen a los disidentes y pone como ejemplo a los participantes en el asalto al Capitolio ocurrido en enero de 2021.

También se les prohíbe la entrada en territorio ruso a expertos y analistas de centros que han participado en la difusión de noticias falsas sobre Rusia, periodistas y conocidos presentadores como James Kimmel o Stephen Colbert.

Exteriores considera que las sanciones antirrusas buscan acusar el mayor daño posible a Rusia, ya que incumben tanto a funcionarios como a ciudadanos corrientes, por lo que Moscú seguirá aplicando el principio de reciprocidad en caso de sanciones o pasos discriminatorios contra sus nacionales.

También vuelve a anular la visita consular al detenido periodista del “The Wall Street Journal”, Evan Gershkovich, acusado de espionaje, después de que un grupo de periodistas rusos no recibieran recientemente visado para acompañar al ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, en su viaje a Nueva York para participar en la Asamblea General de la ONU.

EEUU impone nuevas sanciones a Rusia

Estados Unidos impuso este viernes una nueva batería de sanciones por la guerra en Ucrania que afecta a unas 300 entidades, personas, barcos y aviones que están colaborando con Rusia en su ofensiva.

El secretario de Estado, Antony Blinken, detalló en un comunicado que estas sanciones, anunciadas en el marco de la cumbre del G7 en Hiroshima (Japón), tienen como objetivo el sector energético, de defensa, minero y tecnológico; y a personas que están ayudando a Rusia a aumentar su producción y capacidad energética.

El Departamento de Estado destacó que se busca interrumpir aún más la capacidad de Rusia para obtener insumos para la guerra, reducir la dependencia en la energía rusa, restringir el acceso de Moscú al sistema financiero internacional y mantener inmovilizados sus activos soberanos.

Las sanciones, tomadas en coordinación con el G7, Australia y otros socios, apuntan a empresas cómplices con esas acciones e incluyen a compañías como Federal State Unitary Enterprise Hydrographic Company, subsidiaria de la estatal nuclear rusa Rosatom.

Las consultoras Akvamarin y Preobrazovatel Mash, las firmas con base en China Beijing Lucheng Weiye Technology Development y Beijing Xinghua Hengcheng Technology Development, además de otras empresas con sede en Macao, Hong Kong, Canadá o Irán se incluyen en este nuevo paquete de alcance internacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.