SIMULACIÓN Y ESCENARIO: ¡LA PRÁCTICA HACE LA PERFECCIÓN!

Por: William N. Martin, CUSP, RN, NRP, DIMM; 
Luis Ortega, CUSP; Senior Distribution Engineer

Los trabajadores de la construcción eléctrica, especialmente los linieros y otros, son trabajadores esenciales. Su desempeño impacta la calidad de vida de muchos contribuyentes y del público. Esa es la razón principal por la que estos trabajadores esenciales deben estar preparados y ser capaces de responder a las emergencias que puedan surgir en el lugar de trabajo. Las interacciones y la preparación de la tripulación deben ser las mejores para asegurar una respuesta adecuada en situaciones de alto estrés. Para agudizar sus respuestas, se deben preparar y practicar con regularidad escenarios y simulaciones del peor de los casos.

El objetivo es crear estudios de casos simulados interactivos para la interacción de la tripulación. Identificar tanto las fortalezas como las vulnerabilidades en la preparación para emergencias, creando un modelo mental compartido para secuenciar los pasos apropiados en una situación de alto estrés. Cada tripulación debe estar preparada para responder de manera eficiente y con el mínimo esfuerzo ante la posibilidad de que la tripulación tenga que hacerse cargo de una emergencia, una situación o un evento inesperado.

Con información mínima, un líder de simulación presentará un escenario a un grupo de participantes dispuestos. El tamaño del grupo será el estándar para la operación en el escenario.

Los escenarios podrían ser: 1) Tripulación de tres hombres, 2 camiones de cubo, dos hombres en el aire, un hombre en tierra; 2) Dos escaladores traseros (o sea trabajando en palos de luz situados en el patio de casas, etc.), tres hombres adicionales en el suelo. Esta simulación se ejecutará, se analizará y se ejecutará nuevamente, 3 veces. Cada vez debería mejorar con sugerencias de informes. Se debe preguntar a la tripulación: ¿Cómo te fue? ¿Qué podrías hacer mejor?

  • Se enmarca el escenario, luego se asignan roles a los participantes.
  • En el ejemplo n. ° 1: un instalador de líneas experimentará un destello (chispazo) y colapsará al fondo del cubo. El cable eléctrico sobre el cual trabaja se rompió desde una posición sobre su cabeza. El lado corto del conductor golpea al hombre en un balde mientras trabajaba en un transformador debajo. La parte larga del primario cae sobre el otro camión de cubo. 
  • Y ahora, ¿qué hacer? 

Líder del simulador: Reglas de simulación

  • El simulador y otros espectadores no pueden ayudar con sugerencias.
  • Solo el líder del simulador puede provocar acciones estancadas o insuficientes con «preguntas».

Preguntas:

  • Los participantes deben asignar tareas específicas y no hablar en generalidades.
  •  Si se menciona el desfibrilador externo automático (DEA), «¿Quién recibe el DEA?»,
  •  Si el 911 se llama «¿Quién llama al 911?»,
  • «¿Quién está sacando al trabajador lesionado del balde?»,
  • «¿Quién está operando los controles de tierra?»,
  • «¿Cuándo estará aquí la ambulancia?»,
  • «¿Quién está haciendo RCP?», «¿Cuánto tiempo va a hacer RCP?»,
  • «¿Qué estás haciendo con el conductor en el otro camión?», «¿Cómo resolver ese problema de manera segura?»,
  • «¿Qué y dónde están los controles de emergencias?»,
  • «¿Qué primeros auxilios son necesarios?»,
  • “¿Por qué grita el trabajador?”. «¿Qué otra cosa?»

Informe: Agregue, RCP de calidad, sugerencias de primeros auxilios, La necesidad de una comunicación de 3 vías (Yo te digo, vos me repite lo que dije, y Yo lo repito otra vez) debido al estrés del evento y la necesidad de practicar en el futuro para retener el deterioro del nivel de habilidad. NO transporte a un trabajador fallecido al hospital. Espera a la ambulancia. NO transporte a alguien que haya hecho contacto, incluso si se trata de una lesión menor. Llama una ambulancia.

Ahora, ¿qué hay del estado de ánimo o el estrés mental del resto de la tripulación? Consideremos los estímulos mentales. Imagina el peor de los casos, de nuevo. Como suele decir Todd Conklin, un reconocido asesor sénior del Laboratorio Nacional de Los Álamos: «Las cosas que nunca suceden, suceden todo el tiempo». ¿Estamos preparados para esos eventos o nuestra respuesta al peor de los casos será nuestra primera vez?

Las simulaciones mentales son utilizadas por muchos, si no la mayoría, de los atletas de alto rendimiento. Los esquiadores alpinos como Lindsey Vaugh, el golfista Jason Day, los jugadores de fútbol y, por supuesto, los atletas olímpicos simulan mentalmente antes de actuar. Si la simulación mental puede mejorar nuestro desempeño quizás en nuestro peor día de trabajo, tal vez deberíamos emplear esa táctica con más frecuencia.

Veamos cómo se vería eso. Hay muchas palabras en torno a la seguridad. “Les decimos” a nuestros trabajadores lo que deben hacer y cómo deben hacerlo, pero ¿con qué frecuencia lo simulamos realmente? La belleza de las simulaciones mentales es que son breves e interactivas. Podemos practicarlos en un entorno de oficina o parados junto a un camión de cubo. Solo requieren que alguien ejecute la simulación.

¿Cuáles son los beneficios potenciales de esta táctica poco utilizada en nuestra profesión?

  1. Nuestra respuesta a una situación de emergencia será mejor. Cuando ocurre un evento grave, la tripulación habrá recorrido mentalmente los pasos y ya habrá considerado las trampas para un rescate exitoso.
  2. La dinámica de la tripulación puede ser un factor causal en las investigaciones de incidentes. Si un miembro de la tripulación parece estar siempre a cargo o controlar en estas simulaciones, conviértalo en una víctima. Sube el listón para que otros miembros de la tripulación hablen. Hacer el simulacro descubre dinámicas de tripulación tanto saludables como no saludables.
  3. Todo el mundo tiene «autoridad para dejar de trabajar antes una situacion de peligro», pero si un trabajador no habla con regularidad, es poco probable que lo haga en el momento adecuado. Interactuar en un simulacro para salvar a un miembro de la tripulación fomenta la «activación» de los miembros de la tripulación para que actúen y hablen.
  4. Existe alguna evidencia de que la simulación mental de un posible evento grave produce un esfuerzo subconsciente para evitar que el evento suceda.
  5. Cuando un trabajador requiere RCP, la RCP de alto rendimiento sin interrupciones le dará a la persona sus mejores oportunidades. Debido al alto estrés de estos eventos, es fácil cometer errores y pasar por alto los peligros que pueden crear otra víctima. La mejora de la atención médica puede ser otro beneficio.

Entonces, dado que los trabajadores eléctricos son trabajadores esenciales, y tanto de nuestro bienestar depende de su desempeño, todos tenemos un gran interés en tener cuadrillas que sean seguras y trabajen de manera segura, y que, en caso de un incidente, la cuadrilla sepa qué hacer. Las simulaciones y los juegos de roles en escenarios mejoran las respuestas de emergencia y la confianza. De hecho, ¡la práctica hace la perfección!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *