“Sobreviviremos”, dice director de Radio Darío, mientras en Nicaragua aumenta el acoso

El periodista Aníbal Toruno se muestra desafiante a pesar de la decisión del régimen de Daniel Ortega de revocar la licencia de una de las últimas estaciones de radio independientes del país.

Después de 73 años de informar sobre Nicaragua, una orden de TELCOR, el 13 de agosto desterró a Radio Darío de las ondas.

Toruno, el director y propietario de la estación, dijo que Radio Darío ha sobrevivido a los ataques del ex dictador Anastasio Somoza, quien huyó en 1979 después de la revolución sandinista de izquierda, y más recientemente, al hostigamiento del actual presidente Daniel Ortega, incluido un incendio provocado por partidarios del régimen.

Los dictadores siempre cometen el mismo error. Al cerrar una radio, creen que detienen la lucha por una prensa libre. Mientras exista una computadora, mientras exista un teléfono o cualquier dispositivo digital que nos permita ejercer el periodismo, lo seguiremos haciendo”, dijo a la VOA en entrevista telefónica desde Miami.

El periodista vive en Estados Unidos por motivos de seguridad desde enero de 2020.

Ha sido un dictador tras otro, pero sobreviviremos. Es el final de un capítulo de la radio tradicional. Pero la gente todavía puede escucharnos a través del sitio web. Por supuesto, los oyentes extrañarán escucharnos y nosotros los extrañaremos”, dijo.

Nombrada en honor al poeta más famoso de la nación, Rubén Darío, la estación local tiene alrededor de 15.000 oyentes diarios, dijo Toruno.

El cierre de la emisora ​​se produce luego de que Ortega cerrara siete estaciones de radio de la Iglesia Católica vinculadas al obispo Rolando Álvarez.

El régimen de Ortega ha allanado y detenido a miembros de los medios independientes y el año pasado arrestó a decenas de líderes de la oposición, incluidos siete posibles candidatos que lo desafiaban a la presidencia.

Al menos a 17 medios de comunicación, muchos de ellos pequeñas estaciones comunitarias, también se les revocaron las licencias en Nicaragua en los últimos dos meses. Más de 130 periodistas han huido al exilio, la mayoría rumbo a Costa Rica.

Abigail Hernández, del grupo de libertad de medios Periodistas y Comunicadores Independientes de Nicaragua (PCIN), dijo que el cierre de Radio Darío fue una “muerte anunciada”.

Desde 2018, al menos 35 medios, ya sean radios comunitarias o periódicos locales, han sido cerrados. Es parte de una estrategia para silenciar a la oposición”, dijo a la VOA por teléfono desde el exilio en Costa Rica.

Instintos de supervivencia

Tanto La Prensa como Radio Darío han dicho que seguirán trabajando. Pero otros en el exilio dicen que continuar informando puede ser difícil.

Los reporteros exiliados dependen de fuentes dispuestas a correr un riesgo considerable para hablar con periodistas obligados a exiliarse, dijo Cindy Regidor, periodista de Confidencial, a la VOA desde Costa Rica.

El semanario de noticias en línea de investigación para el que trabaja publica informes de televisión a través de YouTube.

Costa Rica ofrece protección a la comunidad de medios en el exilio, pero no está exenta de desafíos, dijo.

Para algunos es muy difícil porque les pueden haber cerrado los medios y Costa Rica es un país muy caro comparado con Nicaragua”, dijo.

Regidor dijo que de unas 200.000 personas que buscan asilo en Costa Rica, el 90% son nicaragüenses.

Para Toruno, quien ha trabajado durante 40 años para Radio Darío en León, la segunda ciudad de Nicaragua, esta es su tercera vez en el exilio.

Intentaron decir que la estación no estaba registrada en la dirección correcta. Esta fue una técnica para cerrarnos y un truco”, dijo Toruno.

Hernández de PCIN dijo que Canal 12 y Canal 10 son los últimos dos canales de televisión independientes que quedan. Ella dijo que no existe ningún periódico en el país para informar sobre los hechos sin la interferencia del Estado.

La gente puede obtener acceso a YouTube o Internet para encontrar noticias independientes, pero cuesta $1 por unas pocas horas. La conexión no es buena en muchas partes del país”, dijo.

“Para gran parte de Nicaragua, la radio sigue siendo la forma tradicional de enterarse de lo que está pasando y eso ha sido silenciado”, añadió.

Estamos tratando de defender el derecho a mantener vivo este tipo de periodismo”, dijo Hernández.

*Con VOA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.