UE defiende “de momento” la ayuda humanitaria a Nicaragua

El Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE), el cuerpo diplomático de la UE, defendió este lunes el envío de ayuda humanitaria a Nicaragua “de momento” pese a las denuncias de autoritarismo contra el dictador Daniel Ortega, y tras las dudas expresadas en una comisión de la Eurocámara sobre el uso indebido de estos fondos.

El jefe del departamento para América Central del SEAE, Jonathan Hatwell, admitió que el espacio para las ONG y las entidades civiles en Nicaragua “se está reduciendo”, pero aseguró que, “de momento”, las evaluaciones realizadas sugieren que “aún es posible operar” y tomar medidas para “aliviar el largo sufrimiento de la población” del país.

En total, el diplomático detalló que unas 400 ONG se han quedado sin autorización legal para trabajar en el país, en un contexto marcado, según dijo, por “la severa represión e intimidación” de la disidencia política, pero que, para el funcionario comunitario, aún permite desplegar la ayuda humanitaria comprometida por la UE.

Creo que si las cosas llegasen al punto de que no tuviésemos la confianza de poder seguir realizando actividades para el desarrollo de la población, entonces sí que sería necesario revisarlo”, sostuvo Hatwell durante un encuentro de la comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo.

Todo esto, después de que el presidente de este comité parlamentario, el eurodiputado alemán David McAllister, reclamara al servicio diplomático de la Unión Europea (UE) más transparencia sobre el destino final de los fondos enviados y les conminó a “asegurar que realmente (estas ayudas) hacen diferencias sobre el terreno”.

McAllister expresó su temor por si alguna cantidad de los fondos humanitarios de los Veintisiete puede acabar en manos del régimen de Daniel Ortega, que lleva 16 años consecutivos en el poder en medio de una crisis política, con varios líderes opositores encarcelados.

“¿Cómo se supone que puedo contar a mis contribuyentes en Alemania que ayudamos indirectamente a la dictadura sandinista que va en contra de los valores que la UE defiende?”, se preguntó el eurodiputado.

McAllister lamentó que, el régimen de Ortega “empuja el país centroamericano hacia un sistema de partido único al estilo cubano” y, en este sentido, recordó que en las últimas elecciones municipales de noviembre de 2022 el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) se impuso en todas las 153 alcaldías en juego.

Desde la elección de Daniel Ortega de 2006, Nicaragua ha vivido un período de deterioro democrático marcado por la consolidación del control de su partido en todas las ramas del poder político, la limitación de libertades fundamentales y la corrupción descontrolada”, denunció el presidente de la comisión de Exteriores del Parlamento.

Por su parte, los eurodiputados españoles que intervinieron en el debate pidieron al servicio diplomático de la UE avanzar en las sanciones impuestas al régimen de Ortega.

Si el único lenguaje que entiende el régimen (de Ortega) son las sanciones, pues examinemos de nuevo todo tipo de sanciones”, zanjó el diputado del PSOE Nacho Sánchez Amor.

El parlamentario del PP Francisco José Millán Mon recordó, además, “la cercanía de Nicaragua con la agresión rusa (de Ucrania) y la de Ciudadanos”.

Soraya Rodríguez, subrayó que el Parlamento Europeo ya pidió en septiembre de 2022 que la UE imponga sanciones a los jueces nicaragüenses que dictan sentencias contra opositores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.