Destacados / Nacionales · 29/02/2024

UNAB: “Generosa práctica de brazos abiertos a los perseguidos políticos nicaragüenses se ha deteriorado” en Costa Rica

La organización opositora Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) envió el miércoles una carta al Presidente de Costa Rica, Rodrigo Chaves, en la que le expresó que la política de brazos abiertos de ese con los “perseguidos políticos” por el régimen de Daniel Ortega “se ha deteriorado” en el último año.

Costa Rica ha sido el destino de miles de nicaragüenses que se han refugiado allí, contribuyendo de diferentes maneras a la economía costarricense. Sin embargo, hemos observado con profunda preocupación que en el último año, esta generosa práctica de brazos abiertos a los perseguidos políticos nicaragüenses se ha deteriorado”, reza la misiva.

La UNAB mencionó la reciente extradición del nicaragüense Douglas Gamaliel Pérez Centeno, identificado como un opositor al régimen de Ortega y “quien había solicitado protección internacional y su entrega a la dictadura de los Ortega Murillo, constituye en nuestra opinión un grave precedente”.

De la misma manera nos causa profunda preocupación los actos más recientes que han afectado al profesor Gabriel Putoy, perseguido político refugiado en Costa Rica”, y sobre quien pesa una orden de captura por lo cual teme ser extraditado a Nicaragua.

En ese sentido, la UNAB solicitó al Presidente Chaves que “en consonancia con la practica histórica de Costa Rica, su compromiso con la democracia y la defensa de los Derechos Humanos y con Convenios Internacionales de la materia, tome las providencias necesarias para dar seguridad a los nicaragüenses refugiados y solicitantes de refugio”.

Las autoridades judiciales de Costa Rica extraditaron el pasado 16 de febrero hacia Nicaragua a Douglas Pérez, de 44 años, quien es acusado en Nicaragua por supuesto homicidio.

En el caso de Putoy, un profesor indígena nicaragüense y excarcelado político refugiado, perdió un empleo formal en Costa Rica debido a que el sistema financiero en ese país le cerró las puertas y su patrono tuvo que revocar su contrato.