Unidad Médica Nicaragüense reitera al régimen recomendaciones para afrontar el coronavirus

La Unidad Médica Nicaragüense (UMN) recordó que hace un mes, presentó una propuesta de 25 recomendaciones de acción ante la pandemia del COVID-19 en Nicaragua, al régimen de Daniel Ortega, las que “aún no han sido cumplidas o tienen un cumplimiento parcial”, indicó.

Las 25 recomendaciones están enmarcadas en ocho pilares de abordaje propuestos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para enfrentar a la pandemia, y están basadas en los avances científicos y la experiencia de los países.

Entre las propuestas está que el MINSA garantice el derecho a la protección personal y bioseguridad para los trabajadores de la salud; además de ofrecer el apoyo de UMN en temas de formación médica, consejería y atención a la población vulnerable.

RECOMENDACIONES:

  • Replantear el enfoque de búsqueda de las personas infectadas enfocada en detección temprana de los portadores, y la ampliación de la definición de caso a los servicios médicos y de laboratorio del sector privado
  • Establecer un sistema de clasificación de casos, basados en las definiciones de la OMS, en las cuales no existe la nomenclatura usada por el gobierno, como caso contacto con otras nacionalidades, o caso en seguimiento responsable, o la técnica inédita a nivel mundial de descontar los casos confirmados que están utilizando, llegando al extremo de decir que al día de hoy solo hay un caso.
  • Fortalecer la gestión de los viajeros enfermos en los puntos de entrada.
  • Restringir la movilidad y desplazamiento dentro del país de viajeros provenientes de países con riesgo de transmisión
  • Establecer la cuarentena
  • No promover eventos masivos, de cualquier índole.
  • No enviar niños a las escuelas.
  • Cumplir estrictamente las normas de protección personal y bioseguridad de los trabajadores de la salud.
  • Evaluar al personal sanitario en función de sus riesgos individuales para no exponer a aquellos que tienen más riesgos al contacto directo con pacientes.
  • Definir instalaciones separadas para el manejo de los pacientes COVID.
  • Capacitar y diseminar ampliamente las guías y protocolos de tratamiento para el sector público y privado, incluyendo algoritmo de diagnóstico y traje para la clasificación de los pacientes.
  • Garantizar la disponibilidad adecuada de instalaciones específicas y equipos técnicos necesarios para el manejo de casos en hospitalización y especialmente en UCI.
  • Ofrecer consultas médicas virtuales para atender a pacientes con otros diagnósticos.
  • Ofrecer atención psicológica y apoyo emocional a través de servicios virtuales.
  • Fortalecer los servicios de sangre y componentes sanguíneos.
  • Adecuar la programación de los servicios de salud electivos.
  • Garantizar el respeto a los derechos de los pacientes y la confidencialidad de los datos.
  • Prevenir y abordar la estigmatización social.
  • Reorganizar la prestación de servicios actual y mantener solo los programas indispensables.
  • Crear una reserva de insumos y recursos médicos necesarios para la crisis.
  • Garantizar el abastecimiento logístico para que todo el personal de salud médico y no médico y de apoyo tenga los equipos de protección personal necesarios.
  • Mantener las medidas de autoaislamiento y distanciamiento, enfatizando que solo debemos salir en casos estrictamente necesarios.

La UMN reiteró el ofrecimiento de capacitar a los médicos para enfrentar la pandemia, a atender a las personas privadas de libertad y a las personas en situación de vulnerabilidad a través de consultas médicas y consejería virtuales.

“Finalizamos recordándole al Estado de Nicaragua, de su obligación de tutelar el respeto a los derechos humanos, incluyendo el derecho a la salud y a la vida”, añadió.

Ayer la Unidad explicó que dadas las características demográficas, socioeconómicas y culturales de la población Nicaragua, el número de casos de COVID-19 que se esperaría en el país, oscilaría entre lo reportado por El Salvador y Honduras alrededor de 350 casos, no once a como reporta el MINSA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *