Unos 300 nicaragüenses varados en Panamá podrían perder viaje de repatriación

Unos 300 nicaragüenses que se encuentran varados en Panamá a causa de la pandemia del COVID-19 podrían perder el viaje de repatriación, si las lluvias no cesan y si no logran atravesar rápidamente el territorio costarricense.

Los nicaragüenses, que decidieron volver a su país luego de perder sus medios de vida en Panamá, no han podido salir de esa nación debido a problemas en una carretera causados por las lluvias, y se les está venciendo el tiempo de 72 horas para presentar las pruebas del COVID-19 negativa que exige el régimen Ortega-Murillo para su ingreso.

“Lamentamos que otros grupos que tienen ya sus pruebas y están listos para regresar, por problemas en un puente en las carreteras de Panamá a Nicaragua, no han podido regresar todavía. Estamos contando con la buena voluntad del hermano gobierno de Costa Rica para que estos nicaragüenses, que están ya listos sólo para hacer el tránsito por ese hermano país, puedan transitar, hacer el recorrido de Paso Canoas a Peñas Blancas, lo más pronto posible. Porque recordemos que las pruebas que se han tomado tienen su momento de vencimiento”, advirtió ayer Rosario Murillo.

La mujer de Ortega no informó si se plantearía extender el tiempo de aceptación de las pruebas de COVID-19 para que los nicaragüenses ingresen sin problemas, ni si el MINSA haría gratis dichos test a los nacionales.

Según datos oficiales, 57.399 nicaragüenses han regresado a su país luego de quedar varados en el extranjero debido a la pandemia, de los cuales 3.588 se encontraban en Panamá.

*Con información de EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.