Destacados / Nacionales · 08/12/2023

UPF reclama la libertad de su docente Freddy Quezada

La Universidad Paulo Freire (UPF) inscrita en el Estado de la Florida, Estados Unidos, denunció este viernes que su docente Freddy Quezada se encuentra en “aislamiento total” en una cárcel de Nicaragua, por lo cual pidió a la Comunidad Académica de Centroamérica, América Latina y el Mundo, su “solidaridad activa para lograr la liberación de nuestro profesor”.

El profesor Quezada fue secuestrado por la Policía Orteguista el pasado el 29 de noviembre en su casa de habitación y días después trasladado a la cárcel ‘La Modelo’.

Para la UPF el “único ‘delito’”, de Quezada “fue desempeñarse como catedrático de Ciencias Políticas en nuestros programas educativos y carreras creadas para los jóvenes nicaragüenses en el exilio y expresar su pensamiento crítico frente a la situación nicaragüense”.

La universidad de origen nicaragüense denunció que “hasta el día de hoy, ninguna autoridad ni policial, ni judicial, ha comunicado a sus familiares, las razones o causas de su detención”.

En días pasados, sus familiares estuvieron 12 horas completas en las afueras de un centro policial, esperando obtener alguna noticia en esa dimensión sin resultado alguno”, señaló.

Igualmente, tenemos pleno conocimiento de que, durante estos 10 días de detención, no se le ha permitido la visita de ningún familiar, ni tampoco asistencia legal de ninguna clase o naturaleza. Tampoco se le ha permitido el acceso de medicamentos y la dieta que requiere su condición de enfermo diabético”, continuó.

La UPF exigió al régimen orteguista “el respeto a las condiciones y derechos básicos que corresponden a nuestro Profesor Freddy Quezada en el ámbito de los Convenios Internacionales de Derechos Humanos, la Declaración Interamericana de Principios de Libertad Académica de Diciembre del año 2021 de la CIDH, y las garantías del debido proceso constitucional y penal de Nicaragua”.

Particularmente exigimos el respeto al derecho que le asiste a la visita de sus familiares, una defensa legal efectiva, y el acceso a los medicamentos y la dieta que requiere su condición médica”, añadió.