Venezuela: comicios entre incertidumbre, violencia, desconfianza y anomalías

*Por Expediente Público

Los venezolanos amanecieron este 21 de noviembre con un clima incierto y extraño: en elecciones regionales, con algunos partidos opositores en juego llamando a votar, con un partido oficialista celebrando las votaciones con la etiqueta de “mega elecciones” y con, cosa extraña, observadores electorales recorriendo algunas ciudades.

De modo que la vieja competencia oposición-oficialismo, en medio de una crisis económica brutal y la desconfianza por todos lados, volvió al terreno electoral en Venezuela, donde se disputan 3.082 cargos públicos: 23 gobernaciones, 335 alcaldías y cientos de escaños en consejos locales.

Desde las elecciones presidenciales de 2018, y las legislativas de 2020, cuando la abstención rondó el 70 por ciento, es la primera vez que la oposición entra al juego electoral junto a los observadores internacionales.

La jornada se resume con el dictador Nicolás Maduro aplaudiendo, la oposición desconfiando y denunciando anomalías en tanto el mundo observa expectante; mientras tanto, 21 millones de venezolanos inscritos, al menos cuatro millones de ellos en el exilio sin derecho al voto, ven con expectativa el día después de las votaciones para saber qué les depara el futuro.

Expediente Público te cuenta paso a paso, el proceso de esta manera:

Las Juntas Receptoras de Voto (JRV) dieron apertura desde las 6:00 A.M, en algunos lugares se reportaron irregularidades como el retraso en la apertura en algunos centros de votación: una de las razones fue la falta de electricidad.

La jefa de la Misión de Observación Electoral de la Unión Europea se pronunció sobre la jornada electoral asegurando que los resultados de su observación se iban a presentar el 23 de noviembre.

Durante las elecciones regionales de Venezuela se registró un hecho de violencia en el municipio de San Francisco específicamente en el centro de votación Eduardo Emiro Ferrer.

La víctima mortal fue identificada como Antonio Urdaneta, quien murió en medio de un tiroteo, presuntamente iniciado por oficialistas. De este conflicto se registran también lesionados.

Al mismo tiempo se registraron otros hechos de violencia, entre ellos, el caso de Eduardo Labrador, candidato a diputado regional quién denunció que “patotas armadas” lo agredieron mientras el comando opositor de ese municipio era asaltado.

Farsa electoral: casi al finalizar la jornada, se lanzó un comunicado de parte del Embajador de Estados Unidos en Venezuela, Carlos Vecchio, quien tras analizar toda la información del proceso, denominó como “farsa electoral los comicios 2021”.

Cierre tardío de las mesas receptoras: A las 8:00 P.M no habían cerrado a pesar de que la ley electoral dicta que el cierre tenía que darse a las 6:00 PM y pese a que no se denotaba presencia de votantes.

A las 7:30 P.M el candidato del municipio García, Gabriel Alarcón, denunció que no había votantes y los centros se negaban a cerrar. El rumor, o el temor opositor, es que amparados en la oscuridad de la noche y costudiados por la violencia, el oficialismo rellenara las urnas con votos a su favor.

El representante del MUD, Juan Carlos Caldera denunció que la entrada al CNE fue negada tras diversas irregularidades del cierre de la jornada: “Hablen con la ONU, hablen con quien sea”, grito la Coordinadora del centro de Votación Zulia en Sabaneta parroquia Manuel Dagnino.

Ante esto Henrique Capriles, el dirigente político, insta al cierre inmediato de las mesas electorales al no haber electores en espera.

El silencio oficial al cierre, las denuncias de la oposición y la posición de Estados Unidos, auguran un mal fin para el proceso electoral de Venezuela en 2021.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *