Vicepresidenta de Argentina asegura que es víctima de “un juicio al peronismo”

La vicepresidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner realizó una defensa más política que jurídica durante casi una hora y media como respuesta al pedido de condena realizado por los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola en el caso que investiga presuntas irregularidades en la concesión de obra pública a Lázaro Báez en la provincia de Santa Cruz.

Fernández denunció que la sentencia en el caso de corrupción por el que se le piden 12 años de prisión “ya está escrita”. Para justificarlo se ha valido de la lectura de tramos de expedientes judiciales y de artículos de medios de comunicación para llegar a una conclusión inesperada: “La que me siento muy boluda soy yo”.

Esto no es un juicio a Cristina Kirchner, es un juicio al peronismo, a los gobiernos nacionales y populares”, aseguró la dos veces presidenta de Argentina (2007-2015).

“¡Si naciera 20 veces, 20 veces haría lo mismo!”, ha asegurado elevando la voz. “¿Cómo voy a pensar que este tribunal es un tribunal de la Constitución? El papá del presidente del tribunal postea contra mí. Deben estar poniéndose cuchillo y tenedor y una servilleta alrededor del cuello. ¡No me importa, no me importa!”, dijo la vicepresidenta, que ha denunciado, una vez más, una supuesta confabulación de la justicia y los medios de comunicación coordinada por el ex presidente Mauricio Macri.

“¡Piden 12 años (de prisión) porque fueron los 12 años del mejor gobierno que tuvo la Argentina en las últimas décadas!”, ha insistido, reivindicando su gestión y la de Néstor Kirchner.

Argentina es un lugar muy particular, acá mueren todas las teorías. Siempre hemos ido un poquito más allá los argentinos. En esta farsa de hoy, que es el ‘lawfare’ en América Latina, donde ya no hay partidos militares, pero hay partido judicial, el ‘lawfare’ en Ecuador, Bolivia, Brasil es para estigmatizar a los gobiernos populares. Protegen a los que verdaderamente roban en el país”, añadió.

La líder peronista se ha mostrado agitada y acelerada por momentos, aunque ha mantenido cierto hilo a lo largo de una hora y media de exposición (“me hubiera gustado tener más tiempo”) y ha pedido disculpas por no ser “actriz” y mirar bien a la cámara.

A Fernández de Kirchner se la acusa de un multimillonario desfalco al Estado con la manipulación del dinero destinado a la obra pública. La fiscalía pidió este lunes 12 años de prisión e inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos.


*Con Infobae y El Mundo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.