Congresistas exigen a Trump que pare deportación de nicaragüenses víctimas de la represión de Ortega

Siete congresistas estadounidenses exigieron al presidente Donald Trump que detenga las deportaciones de nicaragüenses que han sido torturados por el régimen de Daniel Ortega y han buscado en el país norteamericano asilo político que se les ha negado y en cambio devueltos a Nicaragua.

A través de una carta, los congresistas Albio Sires, presidente del Subcomité de Asuntos Exteriores de la Cámara sobre el Hemisferio Occidental, Seguridad Civil y Comercio, Donna Shalala, Eliot L. Engel, Debbie Wasserman Schultz, Adriano Espaillat, Debbie Mucarsel-Powell y Juan Vargas, pidieron a Trump “que deje de deportar a los activistas nicaragüenses quienes fueron torturados y abusados por el régimen de Daniel Ortega”.

“La administración Trump debe dejar de colaborar con el régimen de Ortega para deportar a los nicaragüenses y permitir que las víctimas de persecución política soliciten asilo, de acuerdo con la ley estadounidense”, manifestó Sires en su cuenta de Twitter.

El congresista hizo mención de los casos de Valeska Alemán Sandoval y Moisés Alberto Ortega Valdivia quienes cruzaron la frontera hacia Estados Unidos y 17 días después de llegar a Texas, los subieron a un avión con destino a Managua, en el que venían más de cien nicaragüenses, muchos de ellos opositores al régimen de Ortega, según un reporte del diario The Washington Post.

Alemán Sandoval, cuyo video en una de las trincheras de la UNAN-Managua se hizo viral, fue deportada el 22 de julio pasado y al aterrizar en el aeropuerto pensó que iría directamente a la cárcel, ya que en la mochila que llevaba consigo estaba el registro de las amenazas que había recibido y que pensaba mostrar a los oficiales de inmigración estadounidenses para pedir asilo en ese país, pero fue ignorada.

Valeska Alemán Sandoval, deportada de Estados Unidos en julio pasado (Cortesía)

“Pensé, OK ahora me llevarán directamente a la cárcel y me torturarán nuevamente”, narró Alemán Sandoval a The Washington Post desde una casa de seguridad en algún lugar de Nicaragua.

Mientras que, Moisés Ortega tuvo que “tragarse” cinco páginas del papeleo de asilo que había llenado en Estados Unidos, por miedo a que los oficiales de Policía Orteguista se las encontraran al llegar a Managua.

Moisés Alberto Ortega Valdivia y su esposa, Jessica Carolina Pavón Pavón, fueron expulsados ​​de Estados Unidos en julio sin que se les permitiera presentar solicitudes de asilo. 
(Foto de familia)

Fueron estos testimonios que motivaron al congresista Sires y demás a enviar la carta a Trump.

“Como miembros del Congreso comprometidos a promover el retorno a la democracia en Nicaragua, condenamos enérgicamente la reciente decisión de su administración al expulsar a activistas nicaragüenses que, según informes, habían sido torturados por el régimen de Daniel Ortega”, reza el documento.

“Pedimos que se consideren esas solicitudes de asilo en el futuro, de acuerdo con la ley de los Estados Unidos, e instamos a su administración a que deje de colaborar con el régimen de Ortega en la deportación de nicaragüenses”, añadieron.

“Los casos (de Valeska Alemán, Moisés Alberto Ortega Valdivia y Jessica Carolina Pavón Pavón) demuestran el costo humano del esfuerzo de cuatro años de su administración para desmantelar el sistema de asilo de Estados Unidos y utilizar la crueldad para tratar de disuadir a los posibles solicitantes de asilo, incluso si eso significa colaborar con regímenes represivos y socavar los objetivos de la política exterior de Estados Unidos. El año pasado, algunos de nosotros expresamos nuestras preocupaciones sobre el trato de su administración a los solicitantes de asilo nicaragüenses y lo instamos a dejar de colaborar con el régimen de Ortega en la deportación de nicaragüenses. En respuesta, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) confirmó la asociación de su administración con el gobierno de Nicaragua para deportar a los nicaragüenses. Lo que ICE no abordó en su respuesta es que los nicaragüenses deportados a menudo son llevados a centros de detención donde son interrogados por funcionarios del régimen de Ortega, como ocurrió en los casos de la Sra. Alemán y el Sr. Ortega Valdivia”, expusieron los congresistas.

Añadieron que le instan a Trump a que deje de deportar a los solicitantes de asilo nicaragüenses “a los brazos de Daniel Ortega”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *