CONTROVERSIAL DESTINO DEL CEREBRO DE RUBÉN DARÍO

Hugo J. Vélez Astacio

Todo lo concerniente al Poeta, nos interesa, independiente del bochornoso incidente que se dio a las pocas horas de su muerte, ante la odiosidad y mezquindad por el hermano de Rosario Murillo Rivas, el tristemente célebre Gral. Andrés Murillo, que quiso para fines oscuros, el cerebro de Rubén Darío.

Como premonición Darío había revelado: “Soñé que ambiciosas y sacrílegas manos regaban las calles, enrojecían las piedras del pavimento con la sangre de mi cerebro, arrancado de mi cabeza”. Darío le tenía horror a los médicos, y en su larga agonía, los despreció, y en un momento de cólera le dijo al Doctor Escolástico Lara: “Yo no quiero que ustedes me asesinen”. Algo muy llamativo fue cuando al ver a un médico, pregunta: — ¿Quién es esa mediocridad sonriente? — Calla, Rubén, es tu amigo el doctor Juan Bautista Sacasa.

¿Qué sucedió con el cerebro? Las versiones son muchas y ha sido objeto de especulaciones. Asunto de mucha importancia, es que quien originalmente proyectó la extracción del cerebro de Darío, fue el Doctor Luis H. Debayle amigo personal desde la infancia de Darío, quien consideró que el cerebro de Rubén se debía a la Ciencia para conocer el origen de tan alta genialidad.  Al conocer Andrés Murillo lo anterior, lo reclamó como derecho familiar para negociarlo.  La agria disputa fue dirimida por el presidente de la Republica Don Adolfo Díaz Recinos, quien determinó que le pertenecía a Rosario Murillo por ser su viuda, ordenando le fuera entregado a ella. Enviado el cerebro a Granada, el Doctor Juan José Martínez en su estudio determinó ser excepcional, devolviéndolo a Rosario Murillo.

Don Sofonías Salvatierra amigo de doña Rosario: “Mantuve una estrecha relación de amistad y cariño con doña Rosario Murillo v. de Darío hasta muy poco antes de su muerte y no recuerdo que ella me hubiese hecho referencia alguna a que le hubieran robado el cerebro del que fue su esposo”, y más adelante dice: “A pesar de la gran confianza que me dispensó doña Rosario, nunca me hizo referencia alguna acerca de que le hubiera sido robada esa preciosa reliquia.

Aseverado por el escritor amigo de la familia Murillo don Edgardo Prado: “Otro día le pregunté: — ¿Doña Chayo y el cerebro de Darío, quien lo tiene, es cierto que Usted lo obsequio a la Argentina? —No –me contestó categóricamente Doña Chayo— el cerebro de Rubén lo tengo enterrado en mi dormitorio, bajo mi cama al lado de mi cabecera. Y con el índice, de pie y majestuosa, me señaló el sitio”.

Nuestras observaciones e inquietudes:

Durante casi un siglo, se ha vertido la información que el cerebro de Darío, posa al lado de sus restos en la Catedral de León, dando por verdad, que la mansa “paloma” del sabio Debayle, le robo al “águila” y vivísimo general avispado y sumamente interesado de Andrés Murillo. Difícil, muy difícil. Sobre lo anterior cabe lo siguiente: Si la extracción del cerebro de Darío, era para efectuarle un estudio científico, la razón lógica nos indica que el supuesto robo del “tarro”, era para la realización del mismo, sin embargo el Doctor Debayle, nunca realizó el estudio. Lo que hace razonable que no hubo tal robo. Quienes han apoyado la versión que el Doctor Debayle lo entregó para que fuera enterrado en la Catedral, nunca argumentaron ser el cerebro de Rubén.

Se conoce que el Doctor Debayle, era una persona honesta y decente. ¿Qué le habrá motivado manchar su nombre para cometer un robo, que implicaba un gran riesgo al estar celosamente cuidado en poder de Andrés Murillo y su hermana Rosario? ¿Enterrarlo a la sombra? Difícil de creer. ¿No permitir que nadie más pudiera hacer el estudio? Bien es creer haya sido celo regionalista entre León y Granada. El Doctor Debayle no se caracterizó por ser mezquino ni envidioso. Entonces, ¿Delincuente para qué?

Llama la atención, que a la fecha pasado tanto tiempo, nadie haya hecho referencia a los detalles ¿Cómo?, ¿Por quienes?, ¿En qué fecha? y ¿En dónde fue? el supuesto robo cometido. ¿Fue el robo un invento? La lógica nos conduce a ello. ¿Porque nadie indicó antes de irse a la tumba dejar para la historia, las razones de una verdad justificada?  ¿Como se explica que el resultado del estudio del Doctor Juan José Martínez, indicó ser el cerebro de una persona de dotes superlativos?

De las anteriores consideraciones confirmó ser un tema controversial, que no se agota ni se concluye categóricamente. Sin embargo, es razonable afirmar que en cualquier lugar podrá reposar, menos en la Catedral de León, ya que ello implicaría que la “paloma” del Doctor Debayle le haya robado a la fiera interesada del “águila” general Andrés Murillo. Más bien de lo anterior sabido, es lógico pensar, que devuelto el cerebro por el Doctor Juan José Martínez a Rosario Murillo, su destino, es que está enterrado donde Rosario, indicó a su amigo el Doctor Edgardo Prado y a su amigo probo doctor Sofonías Salvatierra.

Enero de 2023

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.