EEUU incluye a nicaragüenses, cubanos y haitianos en programa de “parole humanitario” para venezolanos

Estados Unidos planea aceptar hasta 30.000 migrantes por mes de Nicaragua, Cuba, Haití y Venezuela bajo un programa combinado con la expulsión de personas de esos países atrapadas en la frontera entre Estados Unidos y México, dijeron funcionarios estadounidenses y mexicanos a medios.

Se espera que el presidente Joe Biden haga el anuncio este jueves. Biden informó el miércoles que tiene la intención de viajar próximamente a la frontera con México en momentos en que la afluencia de inmigrantes aumenta considerablemente.

El programa humanitario ampliado se basaría en una política presentada en octubre que permitía a miles de venezolanos ingresar por vía aérea si presentaban una solicitud desde el extranjero y podían demostrar que tenían un patrocinador estadounidense, dijeron el miércoles dos funcionarios estadounidenses y uno mexicano.

Los dos funcionarios estadounidenses esperaban que las nuevas políticas se implementaran el jueves, pero la Casa Blanca no respondió a una solicitud de comentarios en busca de confirmación oficial.

Biden dijo a los periodistas en la Casa Blanca el miércoles después de una visita a Kentucky que quiere ver “paz y seguridad” en la frontera. Indicó más temprano ese día que tenía la intención de visitar la frontera suroeste, pero que aún se estaban ultimando los detalles.

Voy a ver qué está pasando”, dijo Biden sobre el viaje a la frontera. “Voy a dar un discurso mañana sobre la seguridad fronteriza, y mañana escucharán más sobre eso”.

Biden no respondió cuando se le preguntó qué ciudad planeaba visitar, aunque el sitio web de noticias Axios informó más tarde que visitaría El Paso, Texas, una ciudad fronteriza que declaró estado de emergencia en diciembre en medio de altos niveles de llegada de inmigrantes.

Biden tiene previsto viajar a la Ciudad de México el 9 y 10 de enero para la Cumbre de Líderes de América del Norte, donde se reunirá con el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, y el primer ministro canadiense, Justin Trudeau.

El presidente demócrata, que asumió el cargo en enero de 2021, ha tenido problemas operativos y políticos con un número récord de migrantes atrapados cruzando la frontera entre Estados Unidos y México, y se espera que la migración esté en la agenda de la reunión.

Los republicanos han criticado lo que dicen son políticas de seguridad fronteriza indulgentes, mientras que los funcionarios de Biden dicen que están tratando de crear un sistema más ordenado y humano.

Los defensores de los inmigrantes y algunos demócratas han rechazado la expansión de las expulsiones, diciendo que las restricciones impiden que los inmigrantes ejerzan su derecho a solicitar asilo y los exponen a situaciones de riesgo en México.

*VOA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.