El Mundo, por Oscar René Vargas

*Por Oscar René Vargas | Tomado de Revista Abril

Economía mundial

En octubre de 2021, durante la presentación de sus perspectivas de otoño, el FMI constataba que “la recuperación mundial está en marcha a pesar de los rebrotes de la pandemia”. Entonces, el organismo preveía un crecimiento global del 4,9% en 2022. En enero de 2022 su proyección para el PIB mundial se rebajó al 4.4% y en abril se recortó aún más, dejándolo en el 3,6%.

La guerra en Ucrania ha desestabilizado el resto del tablero económico. La inflación se ha desbocado hasta niveles no vistos en cuatro décadas debido sobre todo al repunte de los costes energéticos. Lo que en un principio se veía como una situación transitoria ha echado raíces a medida que el conflicto bélico se estanca y llegan las ondas inflacionistas. Tanto la Reserva Federal de EE.UU. como el Banco de Inglaterra y el Banco Central Europeo se han visto forzados a acelerar las subidas de tipos de interés con las que intentan sofocar la inflación.

El consenso de los analistas habla de que nos enfrentamos a un importante frenazo en el ritmo de crecimiento, pero pocos se aventuran a mentar la recesión (técnicamente, dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo). Sin embargo, las Bolsas acumulan en los últimos dos meses notables caídas. La guerra de Ucrania ya ha derribado dos fichas (inflación y tipos de interés) y ahora apunta a la siguiente (crecimiento).

Economía de EE.UU.

La actividad manufacturera de EE.UU. se desaceleró más de lo esperado en junio, mientras una lectura sobre nuevos pedidos indicó la primera contracción en dos años, una evidencia de que la mayor economía mundial se está enfriando, en medio de un fuerte endurecimiento de la política monetaria de la Reserva Federal (FED).

El Instituto de Gerencia y Abastecimiento (ISM, por sus siglas en inglés) reportó que su índice de actividad fabril nacional cayó a 53 puntos en junio, la lectura más baja desde junio de 2020. La cifra siguió a una lectura de 56.1 puntos en mayo. Una marca por encima de 50 indica una expansión en las manufacturas, que representan 11.8% de la economía de EE.UU.

La alta inflación de 8,6% corroe el poder adquisitivo y amenaza con hacer añicos el consumo, pulmón de la economía de EE.UU. La confianza de los consumidores se degradó en junio más de lo esperado por el mercado, para colocarse en su nivel más bajo desde febrero de 2021, según el índice del Conference Board. En el primer trimestre, el PIB se contrajo, cayendo un 1,6% en base anualizada, debido a una revisión a la baja de los gastos de consumo personal. “Lo que es más inquietante es que las expectativas de inflación de los estadounidenses siguen en 8% en 12 meses, lo cual muestra que no tienen confianza en la política de la Fed de subir tasas para contener el alza de precios”, señaló Gregori Volokhine de Meeschaert Financial Services.

Inflación de 8,6%, déficit comercial sobre los US$ 87.000 millones de dólares en abril, el caos en la frontera sur, gasto excesivo del presupuesto federal e impresión de [US$ 6 billones de dólares en el 2021] sin respaldo; precios triplicados de los alimentos y la gasolina (por encima de US$ 5 dólares como promedio nacional el galón regular), escasez de productos y materias primas, crisis de leche de fórmula para bebés, fondos federales tirados en Ucrania sin ninguna supervisión ni garantía de nada (más de US$ 60,000 millones de dólares enviados y siguen las solicitudes); deuda por encima de los US$ 30 billones de dólares, desplome de la confianza de los consumidores y freno al consumo, con la perspectiva de agravarse debido a la subida de las tasas de interés en 1,50%-1,75%.

La FED ya ha acometido tres subidas de tipos de interés, la última de ellas la mayor desde 1994, de 0,75 puntos, hasta el 1,5%-1,75%. En julio vendrá otra subida, a fin de año los tipos estarán entre el 3% y el 3,5%, y el año que viene cerca del 4%, según sus propias proyecciones. La retirada de liquidez frenará la economía. El peligro es una inflación alta y una recesión con millones de personas sin trabajo.

El FMI rebajó sus previsiones de crecimiento para EE.UU., desde el 3,7% hasta el 2,9% este año y desde el 2,3% al 1,7% para el próximo. Espera que en 2024 el crecimiento sea solo del 0,8%. Además, advierte de que hay muchas incertidumbres y riesgos. Los expertos consideran que la caída de los salarios lastrará el consumo, al igual que el endurecimiento de la política monetaria y la retirada de estímulos fiscales. La perspectiva más probable es un crecimiento muy débil y una inflación persistentemente alta.

Estados Unidos

El Tribunal Supremo de EE.UU. acaba de dictar las tres sentencias reaccionarias. La primera reconoce el derecho individual a portar armas en el espacio público sin necesidad de obtener permiso de las autoridades, anulando a la vez las legislaciones en sentido contrario de los Estados federados. La segunda, revoca 50 años de jurisprudencia en favor de la interrupción del embarazo como derecho constitucional y devuelve a los Estados la potestad de legislar. La tercera rechaza la competencia de la agencia federal de protección del medio ambiente (EPA) para regular las emisiones contaminantes.

Para marcar el 246 aniversario de la Declaración de Independencia de EE.UU., el presidente y todo político electo –desde legisladores federales a alcaldes de pueblitos– emitieron declaraciones patrióticas y participaron en actos decorados por los colores nacionales. En Highland Park, un suburbio de Chicago, al comenzar el desfile del 4 de julio se escucharon balas y cundió el pánico con participantes y familias huyendo, mientras un hombre joven blanco disparaba un rifle desde una azotea, matando a seis e hiriendo a más de 30. El tiroteo masivo de Chicago es sólo uno más de los 309 (según cifras del Gun Violence Archive) que ya han ocurrido este año en EE.UU.

En este aniversario de la Independencia, una abrumadora mayoría de estadunidenses –casi 74 por ciento, según el promedio de las principales encuestas de la semana pasada– opina que el país procede en una dirección equivocada. Un 87 por ciento dice estar “insatisfecho como van las cosas”, según el sondeo más reciente de Gallup.

En las próximas elecciones intermedias, en noviembre, en las que está en juego toda la Cámara de Representantes y un tercio del Senado, los republicanos tienen una alta probabilidad, por ahora, de retomar una o ambas cámaras. El sitio de análisis y pronósticos políticos FiveThirtyEight da a los republicanos un 87 por ciento de probabilidad de ganar la cámara baja y un 55 por ciento de reconquistar el Senado.

Rusia

La producción de microprocesadores y semiconductores no se limita únicamente a los procesos altamente tecnológicos, sino también al suministro de las materias primas que son esenciales para poder llevar a cabo dichos procesos. El gas neón es una de las principales materias primas utilizadas para fabricar semiconductores. En particular, es necesario para un buen funcionamiento de los láseres, que a su vez desempeñan una función clave en la producción de microchips.

Antes de la guerra, Ucrania era el mayor exportador de este gas, acaparando el 40% del mercado mundial y del 90% del neón utilizado en la industria tecnológica de EE.UU. Sus dos principales plantas de producción de este gas, Ingas y Cryoin, se encuentran en las ciudades de Odesa (33%) y Mariúpol (67%) respectivamente. Debido al conflicto, las dos plantas ahora están inactivas, lo cual podría tener unas graves repercusiones en la industria de los microprocesadores. Los otros dos grandes jugadores son Rusia y China, cada uno de los cuales produce aproximadamente el 30% del neón a nivel mundial, dejando muy poco para los demás participantes de este mercado. El liderazgo de Rusia y Ucrania se remonta a los tiempos de la Unión Soviética y la guerra espacial.

De momento Rusia solo ha limitado la exportación de los gases inertes necesarios para la producción de microprocesadores (que incluyen también el helio, xenón y criptón), cuyas ventas tendrán que ser aprobadas por las autoridades. Cabe destacar, que la situación con los demás gases es similar a la del neón.

Las obleas de zafiro son unas placas delgadas hechas de piedra artificial y son esenciales en la producción de microprocesadores. Estas placas se usan para elaborar todos los procesadores del mundo, incluidos los de AMD e Intel. El 80% de las obleas de zafiro se produce en Rusia. Para fabricarlas las instalaciones tienen que alcanzar el llamado «régimen de depuración especial» que requiere una operación incesante de unos 30 años consecutivos cumpliendo todos los requisitos del complejo proceso tecnológico. Estas fábricas se pueden desarrollar solo en regiones con actividad sísmica nula, pues un terremoto de magnitud 1 o 2 hace que sea necesario reiniciar de cero todo el proceso de producción.

La producción y el suministro del gas hexafluorobutadieno también están dominados por Rusia a escala global y, al igual que en caso del gas neón y las obleas de zafiros, es imprescindible en la fabricación de microprocesadores y otros productos asociados. Rusia es la fuente del 45% de hexafluorobutadieno a nivel mundial, y es la mayor exportadora de este gas a EE.UU. La situación se exacerba también por el hecho de que el otro gran jugador en este mercado era Ucrania.

El paladio, este metal es también crítico para la producción de semiconductores, sensores y memoria MRAM. Rusia es la fuente de aproximadamente el 43% de paladio, seguida por Sudáfrica que produce en torno al 30%. El paladio se emplea no solo en la industria de productos tecnológicos, sino también en la automotriz. Por si fuera poco, Rusia representa el 100% del suministro mundial de algunos elementos de tierras raras utilizados en la producción de microprocesadores. Los componentes rusos para la fabricación de semiconductores serían casi imposibles de reemplazar.

China / OTAN

La OTAN arrastra a Europa a la pugna geoestratégica entre EE.UU. y China. El giro hacia el Asia Pacífico coloca a la OTAN, y de paso a Unión Europea (UE), en una posición de creciente rivalidad con China, una perspectiva inquietante para Europa y Alemania, por tratarse del mayor socio comercial de la UE y de Alemania.

La guerra de Ucrania ha alterado el escenario global, con China claramente del lado de Rusia, aunque no de modo beligerante. La alianza del presidente ruso y del chino, sellada unos días antes de la guerra de Ucrania, ha debilitado la posición europea a favor de mantener una entente más o menos cordial con China y ha reforzado a los partidarios de endurecer la respuesta a los desafíos chinos, como es el caso de EE.UU.

Jamie Shea, analista del centro de estudios Friends of Europe y antiguo portavoz oficial de la OTAN, cree que “la OTAN ha extremado el cuidado para dejar claro que Rusia y China son dos casos muy diferentes y merecen, por tanto, un tratamiento muy distinto”. Shea añade que “muchos aliados europeos tienen una relación comercial muy importante con China y, además de preservarla, no quieren empujar a ese país aún más del lado de Rusia”.

China fue en 2021 el principal socio comercial de la UE, con un volumen de transacciones por valor de 696.000 millones de euros. China es el primer origen de las importaciones de la UE, con un 22%. Y el tercer mayor mercado para las exportaciones comunitarias, con un 10%. Para Alemania, China ha sido en 2021 el primer socio comercial por sexto año consecutivo, con un volumen de 245.900 millones de euros.

Un documento de la Comisión Europea subraya que la producción de los 27 socios de la UE solo supone el 4% del suministro mundial de materias esenciales para el sector digital, como paladio, tántalo o neodimio. Y en materiales imprescindibles para la transición hacia energías limpias, como el litio, China tiene el 40% de los depósitos y el 45% de las instalaciones para su refino a nivel mundial.

Chile

Luego de un año de trabajo, la Convención Constitucional chilena —compuesta por 154 integrantes— entrega al presidente Boric la propuesta de una nueva Constitución, que será plebiscitada el próximo 4 de septiembre, cuando la ciudadanía deberá tomar posición ante dos alternativas: quienes aprueban el texto y quienes lo rechazan. La demanda por una nueva Constitución, en cualquier caso, estaba sobre la mesa desde hace años en la política chilena. La Carta Magna actual se redactó en 1980, durante la dictadura de Pinochet.

Los artículos de la propuesta de Constitución fueron acordados en promedio por 77% de los 154 delegados que la integraron, mucho más que el mínimo de dos tercios requerido. El texto, que consagra un Estado social y democrático de derecho, plurinacional, intercultural, regional, ecológico, inclusivo y paritario, será sometido a plebiscito de participación obligatoria para unos 15 millones de personas el 4 de septiembre próximo.

La sociedad chilena va tomando posición ante el referéndum del 4 de septiembre. En términos muy generales, por el Rechazo está la derecha política y una parte de los sectores de centroizquierda —ligados a la Concertación que gobernó Chile entre 1990-2010— que consideran que la propuesta representa una amenaza para la democracia. Por el Apruebo está Boric, parte de la centroizquierda —como la expresidenta Bachelet— y, sobre todo, grupos de izquierda y jóvenes.

Junto con el Estado plurinacional y las autonomías territoriales indígenas, las principales voces del Rechazo apuntan a propuestas como el sistema de Gobierno: un presidencialismo atenuado con bicameralismo asimétrico que, en la práctica, implica la desaparición del Senado. Otro de los puntos controvertidos tiene relación con los Sistemas de Justicia, que reemplazarán al Poder Judicial.

Venezuela / Rusia

Rusia y Venezuela reiteraron la intención compartida de seguir impulsando su cooperación en los más diversos ámbitos, al reunirse sus cancilleres, Serguei Lavrov y Carlos Faría. Los dos países refrendaron su “alianza estratégica” y enfrentan semejanzas sanciones que les imponen EE.UU. y sus aliados. Faría se desempeñó durante cinco años como embajador de su país en Moscú.

“Coincidimos en que el bloqueo por parte de Washington a los activos de Estados soberanos y sus cuentas en el extranjero no es únicamente un robo abierto a ‘regímenes indeseables’ al estilo del Viejo Oeste, sino una violación flagrante de los derechos sociales y económicos de los ciudadanos”, enfatizó Lavrov.

Por su parte, Faría expresó la solidaridad de Venezuela con Rusia y su pueblo por la “gran cantidad de sanciones” impuestas en su contra. Faría tiene el visto bueno de su presidente para concretar nuevos proyectos con la ventaja adicional de haber vivido en Rusia, como embajador, desde 2017 y saber de primera mano qué es real llevar a cabo y qué es mera declaración de intenciones. Venezuela, en palabras de Faría, espera que PDVSA (Petróleos de Venezuela SA) pueda llegar a un acuerdo similar a los que tiene Rusia con China e India, que, a pesar de las sanciones, al usar medios de pagos únicos, aumentó a niveles importantes la cooperación energética.

Rusia / Kaliningrado

El 18 de junio, Lituania comenzó a restringir el paso de mercancías al territorio ruso de Kaliningrado (de algo más de un millón de habitantes) por las sanciones europeas a Rusia. Kaliningrado es desde hace mucho tiempo una ciudad rusa. En Kaliningrado está la base de la Flota del Báltico, la tercera de Rusia por volumen naval.

La Unión Europea (UE), y en especial Alemania y Polonia, reconocen la soberanía rusa y han renunciado a cualquier reclamación territorial. Su importancia estratégica reside en que es el único puerto occidental de Rusia donde no se hiela el mar en invierno. El enclave es uno de los principales focos de tensión con la OTAN. Según la agencia Reuters, Lituania permitirá el paso de mercancías por su territorio hacia el enclave. La UE busca rebajar la tensión generada por los controles lituanos.

Precio del Gas

El precio del gas en el mercado TTF holandés, el que se utiliza como referencia para Europa, ronda los 160 euros por megavatio hora (MWh), frente a los 80 euros a principios de junio. La razón de este repunte radica en las huelgas previstas para los próximos meses en Noruega. También contribuye el descenso en las importaciones de gas estadounidense tras el accidente en la planta de Freeport (Texas), que ha reducido los envíos a mínimos de varios meses.

El gran telón de fondo, sin embargo, sigue siendo el mismo que en los últimos meses: Rusia tiene el control pleno de la llave de su gas hacia Europa. Y eso, con las relaciones bilaterales en su peor momento en décadas, es sinónimo de altísimo riesgo. De cerrar totalmente el grifo del gas hacia el oeste, Europa tendría claros riesgos de suministro en invierno. Esa escasez sería particularmente dura para la industria alemana, que consume más de la tercera parte del gas que importa.

Las derivaciones de esta combinación de altos precios y dudas sobre el suministro futuro son múltiples. La más clara es la del mercado eléctrico: el futuro para los próximos meses apunta a precios altos en los principales países europeos. La coyuntura es especialmente grave en Francia, en la que este nuevo encarecimiento se suma a la caída en picada en la generación nuclear: casi la mitad de los reactores de parque atómico francés están parados por motivos técnicos. Esta situación está obligando a Francia a quemar más gas, a precios estratosféricos.

Inglaterra / Alemania

Manifestantes bloquearon ayer las principales autopistas de Gran Bretaña como protesta por el aumento del precio de la gasolina. Cientos de camiones, furgonetas, automóviles y tractores en Inglaterra, Gales y Escocia cerraron el paso en las carreteras desde la mañana, en el marco de una serie de protestas.

Por otra parte, los depósitos de gas en Alemania estarán vacíos dentro de un par de meses sin nuevos suministros de gas ruso, alertó Klaus Müller, presidente de la Agencia Federal de Redes de Alemania. Las principales entidades financieras alemanas, como Deutsche Bank, expresaron su preocupación por los riesgos a los que se enfrenta la mayor economía de Europa, a medida que aumenta la inquietud por una inminente crisis de hidrocarburos y la inflación en 8 por ciento.

Guerra en Ucrania

Tras la toma de Lysychansik, pieza central del plan de conquista de la cuenca industrial del Donbás, mayoritariamente rusófona y controlada parcialmente desde 2014 por separatistas prorrusos, el ejército de Rusia parece concentrar ahora sus esfuerzos en Sloviansk y Kramatorsk, dos importantes ciudades situadas más al oeste. En Siversk, a unos 20 kilómetros al oeste de Lysychansik, las tropas ucranias parecen querer mantener una línea de defensa entre esta ciudad y Bajmut, para proteger Sloviansk y Kramatorsk.

La reconstrucción de Ucrania es la tarea de “todo el mundo democrático”, declaró ayer el presidente ucranio, Zelensky, en la Conferencia de Lugano/Suiza, que trazará la hoja de ruta de la futura reconstrucción del país, estimada en US$ 750 mil millones de dólares. Dirigentes políticos, representantes de instituciones internacionales y empresarios iniciaron ayer un encuentro que concluye hoy, para definir una especie de Plan Marshall de reconstrucción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.