Inteligencia artificial y otros avances en la medicina

Dr. Leonel Arguello Yrigoyen, médico especialista en Epidemiología.

Para las ciencias médicas, el paciente debe ser lo más importante, por lo tanto, su empoderamiento, participación y protagonismo debe prevalecer, fortaleciendo la humanización de la ciencia médica. Las herramientas informáticas de telemedicina mejorarán el acceso y la calidad en salud, contribuyendo a educar, tomar decisiones informadas y controlar la situación por pare del paciente, facilitando que se convierta en un agente activo de su cuidado. Se podrá intercambiar más rápidamente las mejores prácticas y la optimización de recursos.

La fuente más importante de información del paciente, su historia clínica electrónica, podrá estar al acceso del paciente y de cualquier servicio médico, garantizando la confidencialidad necesaria y salvaguardando la privacidad del individuo. El propio paciente compartirá su información mediante el uso de tecnología móvil, biosensores y herramientas de automonitoreo, que permitirán el seguimiento y registro de estos datos, todo basándose en regulaciones legales, éticas y de calidad. El Machine learning puede agilizar los procesos administrativos y de diagnóstico, entrenando a los dispositivos a identificar enfermedades solo con la información y datos de salud existentes de los pacientes.

También habrá mayor disponibilidad de datos de salud individuales, junto con las técnicas de análisis conocidas como “big data”, minería de datos y sistemas de inteligencia artificial, capaces de sintetizar y priorizar información, lo que permitirá el avance de la medicina de precisión o medicina “a la medida del paciente”, con cuidados y tratamientos más personalizados. Se hará énfasis al modelo predictivo o de anticipación o de detección precoz, para tomar las medidas que habrá que tomar con la persona, para reducir su riesgo antes que aparezca la enfermedad. Para implementarla, será necesaria la inclusión de información realmente necesaria, de calidad, correcta y útil para la toma de decisiones, entre ellas están los antecedentes familiares, socioeconómicos, ambientales, conductuales y de estilo de vida. Su costo es alto y tendrá que bajar para mejorar el acceso.

La nueva generación de vacunas con el éxito de las vacunas ARNm o ARN mensajero contra el COVID-19, han «empujado» el desarrollo de todo tipo de vacunas con esa tecnología y contra una serie de enfermedades, como la malaria, la tuberculosis, el herpes genital, herpes zóster el VIH, la fibrosis quística, varios tipos de enfermedades pulmonares y contra el cáncer, donde reconocerá las células cancerosas y las destruirá, por ejemplo frente el cáncer el cáncer de mama y contra el más agresivo de la de piel o Melanoma reduciendo en un 40% el riesgo de muerte e incluso una inyección universal contra la influenza, actualmente ya se tiene contra el  virus respiratorio sincitial (VSR). Recordemos que la vacunación es una de las medidas más importantes de prevención y tratamiento en salud pública.

También, mediante técnicas genéticas se corta parte de la cadena de ADN donde se encuentra el problema, y se reconstituye para formar una nueva secuencia saludable, se está investigando para la Leucemia o cáncer en la sangre. Se podrá precisar las características genómicas de cada persona, en tiempo rápido, y brindar fármacos más eficaces individualizados. Además, la Nanotecnología permitirá dosificar el tratamiento a los pacientes, sin que este tenga que pensar siquiera en ello.

Medicamentos contra el Alzhéimer que enlentece la destrucción del cerebro y frena en un 27% de pacientes el deterioro mental, están en proceso de aprobación. Otros avances como, maniquíes para sustituir a los cadáveres en medicina, autopsias holográficas que nos son invasivas, ojos biónicos con implante de un microchip. Mapear los tumores en 3D en vez de 2D, rotando el tumor para ver su profundidad y forma. Acelerador de partículas para eliminar tumores cerebrales de una forma más precisa. Exoesqueletos que permiten volver a andar a personas con movilidad reducida, atrofia muscular o la parálisis cerebral. Trasplante sin tener que esperar a un donante, de órganos funcionales impresos con tecnología 3D.   La biopsia líquida, que identifica células tumorales en el torrente sanguíneo para decidir si requerirá quimioterapia o no al detectar información genética del tumor. La cirugía robótica, cuyo máximo adelanto es el robot quirúrgico Da Vinci que supone un paso más hacia el quirófano inteligente y uso de tecnología 5G aplicado a la cirugía en directo, interactivas y retransmitidas. La Neuro prótesis que permitirá recuperar los sentidos, rehabilitar el tacto, la vista o el oído.

Y por último, las diferentes aplicaciones  que utilizan la realidad virtual y la gamificación, que  traslada la mecánica de los juegos, al ámbito educativo-profesional con el fin de conseguir mejores resultados y lo más importante, el paciente primero, el respeto a la ética y el humanismo por delante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.