Iota partió en dos Haulover: “antes era un paraíso, pero ahorita todo está destruido”

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) compartió en sus redes sociales un video sobre la magnitud de destrucción que dejó el huracán Iota en la comunidad de Haulover, donde el ojo ciclón toco tierra y partió en dos esta zona costera de Puerto Cabezas.

La fuerza de Iota, unió al mar Caribe con la Laguna de Wouhnta, ubicados al este y oeste de Haulover, respectivamente, al crear un surco de unos 200 metros de largo por decenas de metros de ancho, según se observó en el video de Unicef.

“El primer huracán (Eta) cuando pegó, no estaba así, pero este (Iota) que vino ahorita, ahí sí se partió Haulover en dos partes, porque fue demasiado fuerte. Todo ser destruido y queda como desierto”, declaró Rumel Washington, miembro del Consejo de Ancianos de la comunidad indígena.

“Haulover antes era un paraíso, pero ahorita todo destruido, nada, de casa, ni nada, ni cayuco, ni trasmallo, ni lancha, ni barco, todo se perdió ahorita”, dijo Saúl Pereira habitante de la comunidad.

Al menos cuatro casas quedaron bajo el nivel del agua del canal creado por Iota, afirmaron los testigos. Del templo religioso sólo quedó en pie la fachada, la escuela a medias, del parque algunos tubos.

“Letrinas, pozos e infraestructuras, desaparecieron, y la comunidad se encuentra desolada” subrayó Unicef. “Sus habitantes permanecen en albergues en Puerto Cabezas”, añadió.

El ojo de Iota tocó tierra el pasado lunes a las 10:00 de la noche en Haulover, una comunidad indígena donde habitan unas 350 familias con 1.750 personas, en su mayoría indígenas de origen miskito.

Los habitantes de Haulover, que desde el pasado fin de semana empezaron su retorno a la comunidad tras más de diez días albergados en Bilwi, se dedican a la pesca artesanal y al turismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.