“Ortega busca negar la carestía de la vida, sin embargo, la realidad no puede ser anulada”, dice economista

Economistas nicaragüenses refutan a Daniel Ortega sus declaraciones acerca de la economía de Nicaragua, precisamente sobre el precio de los combustibles. Ayer el dictador afirmó que “nadie puede decir que todo es más caro” en el país porque “estarían mintiendo”.

El economista y analista político Oscar René Vargas afirmó este jueves que la dictadura de Daniel Ortega “quiere crear un engranaje de desinformación para alterar la realidad para evitar que la población conozca la realidad” a cerca de la situación económica de Nicaragua; esto, luego que ayer el dictador asegurara que “nadie puede decir que todo es más caro” en el país porque “estarían mintiendo”.

El congelamiento del precio de los combustibles no impide el deterioro del poder adquisitivo de la población en condiciones de informalidad laboral, con bajos salarios y vulnerable. Tampoco asegura mejores salarios ni incremento de las pensiones de los asegurados ni se traduce en el congelamiento de los precios del agua, luz, comida. El efecto que puede tener es disminuir, transitoriamente, la velocidad de la inflación pero no puede eliminarla”, dijo Vargas en un escrito de opinión.

La dictadura quiere crear un engranaje de desinformación para alterar la realidad para evitar que la población conozca la realidad. El régimen quiere que la comprensión de los eventos económicos, sociales y políticos fundamentales sea reemplazada por un mundo de fantasía. El discurso del dictador busca imponer otra realidad, negando la carestía de la vida. Sin embargo, la realidad no puede ser anulada”, añadió.

Ayer Ortega dijo que su régimen seguirá “asegurando” que el precio del combustible, gas, energía y agua “no se incrementen”. Y agregó que “ese es el punto de partida de nuestra estrategia económica en estas nuevas circunstancias”.

Son millones de dólares semana a semana la que está colocando el pueblo a través del gobierno para que el combustible, tanto el gas, el diésel, la gasolina regular, la gasolina súper, que no se incrementen. Nadie puede decir que todo es más caro porque subió el precio de la gasolina, porque no está subiendo. Nadie puede decir que todo es más caro, porque subió el precio del diésel, porque no está subiendo. O porque subió el precio del gas, porque no está subiendo. O porque subió la tarifa de energía, porque no está subiendo. O porque subió la tarifa de agua, porque no está subiendo; estarían mintiendo”, declaró Ortega en una actividad política.

Estarían actuando como las personas que aprovechan situaciones como estas para mentir y decir que están perdiendo y entonces empezar a pedir lo que ellos deben producir que es lo que les corresponde en estas circunstancias”, añadió el dictador.

Para Ortega fue más allá: “Hay quienes están apostando a que no podamos sostener e inventan incluso que subió el precio, porque subió es cierto, sube en el mercado mundial, y qué hacemos aquí, lo que subió en el mercado mundial y que tendría que aplicarse aquí, en el galón de combustible, en el galón de diesel, en el gas, qué es lo que hacemos, inmediatamente con los fondos que están en el Presupuesto, que están ya organizados para diferentes actividades, se instalan, se colocan para cubrir esto que es básico, porque manteniendo el costo del combustible estable, todas las otras actividades pueden desarrollarse”.

El economista Oscar René Vargas, aseveró que la inflación se aceleró en abril, a pesar de haberse congelado el precio del combustible, porque subieron los precios de los alimentos y las bebidas no alcohólicas, del transporte interurbano, materias primas, fertilizantes y los servicios de hoteles y restaurantes.

En abril de 2022, el precio de la canasta básica ascendió a C$ 17,219.68 córdobas. Entre enero y abril de 2022, el aumento de los alimentos representó el 91.25 por ciento del incremento total de la canasta básica. El precio de los productos alimenticios se han elevado: arroz, frijoles, maíz, azúcar y aceite a granel”, detalló.

Alertó que “el drama social del país es: desnutrición, hambre, desigualdad que cabalga libre, salario de pobreza que no alcanza un nivel de solvencia que permita acceder a un nivel de vida de bienestar. Es decir, el paisaje del drama social es: maestros empobrecidos y una nomenclatura enriquecida”.

El también economista y analista político Enrique Sáenz también refutó a Ortega y criticó que este no está asumiendo ni un centavo del precio de los combustibles.

Lo que está haciendo Ortega es en lugar de sacarlo directamente del bolsillo de empresarios, microempresarios, mediano, pequeño, grandes y de los consumidores, ahora lo saca del presupuesto. Es decir de los mismos impuestos que pagan los nicaragüenses para que vayan a los bolsillos de los mismos que tiene el control del negocio, el control económico, porque tiene el poder político para imponer la sobre-ganancia que se les antoje”, dijo Sáenz en su programa “La Economía de Nicaragua en 10 Minutos” que se transmite el portal 100% Noticias. 

“¡Qué cáscara la de Ortega, qué cinismo!”, reprochó Sáenz. “Ortega, el acto heroico del que habló para congelar los precios, no significa más que pasar el subsidio de la sobre-ganancia del mismo Ortega y su círculo, que antes lo sacaba del bolsillo de los nicaragüenses y ahora lo saca del Presupuesto. En consecuencia Ortega tiene congelado los precios, pero no congeló la sobre-ganancia”, zanjó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.