“Soy Ángela Saballos, indudable patriota nacida en la semana de la Patria”

Ya el 13 de septiembre mis 77, generación del 44, tras la II Guerra Mundial. He atestiguado prodigios. Soy Ángela Saballos, indudable patriota nacida en la semana de la Patria, que vivo bajo este limpio y bello cielo azul y blanco de mi Nicaragua intrépida.

Cocino y limpio mi casa, escribo y leo, opino en mis grupos de WhatsApp, atiendo a mi madre, ceiba centenaria, y a mi iglesia, gozo a mi pequeña y adorable familia compuesta por mis dos hijos, mi nuera y mi preciosa nieta, así como a mis cinco hermanos y a todos mis primos, tíos y parientes a quienes amo muchísimo.

Y a la par, con fuerza de afecto profundo, disfruto infinitamente a mis viejas y nuevas amistades que atesoro como diamantes: Ésa es la amistad verdadera!

La vida me ha dado tantísimo y cada mañana agradezco por mis almohadas, mis sábanas, mi cama, mi cuarto, mi casa, mis bibliotecas llenas de libros que me acunan y me permiten levantarme a regar mis mimadas plantas, a oler el ambiente y escuchar la alegría de los pájaros.

Estoy agradecida por la vida que el Señor me ha dado y por los errores cometidos de los que algo he aprendido, pero sobre todo agradezco la alegría, el afecto y los bellos recuerdos- un entero AmordeSiempre- que guardo en mi corazón y que me nutren y fortalecen para enfrentar las pequeñas y grandes tempestades diarias, inconvenientes que terminan siendo pasajeros, pequeñeces que apenas nublan un instante el sendero de luces que vislumbro como la vida eterna cuyo portón empujaré cuando sea mi día.

Mientras tanto, vivo y lucho por mi hermosa Nicaragua, Patria mía amada cuyo pueblo merece vivir en autoestima nacional, en libertad, amor y esperanza, en paz y trabajo, en conocimiento, en una economía plenamente desarrollada con toda la población acá, sin miedo, sin amenazas, sin exilio, compatriotas todos viviendo en nuestra tierra de artistas, de escritores, periodistas,-de Rubén Darío! – en la que saboreamos nuestro  gallo pinto, nacatamal, vigorón, quesillo, rondón, curbasá, pinolillo, tiste y ron, porque todos somos también aquellos otros, pues respiramos el mismo aire y nacimos en esta bendita tierra de lagos y volcanes que juntos haremos florecer y llenar de vida y afecto real, solidario de verdad, porque nos cuidaremos los unos a los otros para crecer y triunfar juntos, porque somos los valientes y talentosos nicas que repetimos ese poema de nuestra compatriota y adorada amiga Claribel Alegría:

“No puede conmigo la tristeza, la arrastro hacia la vida…y se evapora!”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.