Urnas Abiertas agradece a observadores anónimos que documentaron la farsa electoral municipal de 2022

El observatorio ciudadano Urnas Abiertas agradeció este lunes a las 1,700 personas que fueron observadoras anónimas y salieron en la clandestinidad a fiscalizar el proceso de votaciones de la farsa electoral municipal del pasado 6 de noviembre, mediante la cual “el régimen se robó 153 alcaldías”.

El pasado 6 de noviembre más de 1,700 personas salieron en la clandestinidad, con miedo, en silencio, sin llamar la atención pero con la firme convicción de que la fiscalización es resistencia ciudadana. Los resultados no dejan duda de la farsa electoral. El régimen se robó 153 alcaldías. Pero gracias al trabajo de todas estas personas el mundo conoció de otro fraude electoral en Nicaragua”, indicó Urnas Abiertas en sus redes sociales.

Queremos agradecer a todas y cada una de las personas que integraron las redes ciudadanas de Urnas Abiertas, por haber hecho posible el monitoreo de la jornada electoral”, declaró Ivania Álvarez, miembro del observatorio.

Olga Valle, directora de Urnas Abiertas detalló que el grupo de observadores fue integrado por estudiantes, campesinos, funcionarios públicos, líderes de diferentes sectores, miembros de organizaciones políticas, población indígena y opositores no organizados; “quienes salieron a las calles y en clandestinidad para observar”.

Es gracias al trabajo de estas personas que el mundo conoció de otro fraude electoral en Nicaragua”, añadió.

Valle destacó que los observadores y observadoras anónimas, desde sus barrios, comunidades, municipios o comarcas mantienen vivo el espíritu de resistencia y lucha por defender los derechos humanos en Nicaragua”.

Urnas Abiertas concluyó que los resultados de los comicios municipales del 6 de noviembre pasado en Nicaragua, en el que los sandinistas se adjudicaron el 100% de las alcaldías en un proceso sin competencia, propinaron “una mortal estocada a la democracia en general”.

Reportó que las votaciones estuvieron marcadas por “5.821 anomalías, irregularidades o violencia política”.

Las 5.821 anomalías identificadas por las redes ciudadanas responden a irregularidades en el uso de vehículos del Estado, coacción del voto, indicios de fraude electoral, presencia de votantes de otras localidades en los centros de votación”, mencionó Urnas Abiertas en un informe publicado el mes pasado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.