“¡Adiós Nicaragua mía!”, sacerdote Uriel Vallejos se exilia

El sacerdote Uriel Vallejos informó este domingo que abandonó Nicaragua, un mes después de que agentes policiales ingresaran a la fuerza a la parroquia que dirigía, y donde estuvo recluido, con el fin de apropiarse de los equipos de una radio cerrada por el régimen orteguista.

¡Adiós Nicaragua mía!. Me duele respirar en el país fachada”, escribió Vallejos, párroco de la iglesia Divina Misericordia, en el municipio nicaragüense de Sébaco, tras salir por “puntos ciegos” de Nicaragua.

Sacerdote Uriel Vallejos

En Twitter, el presbítero compartió un mensaje en el que se despide de Nicaragua con un “Hasta pronto mi bello país de lagos y volcanes”, y también pidió no dejar solo al obispo Rolando Álvarez, secuestrado desde el pasado día 19 de agosto por el régimen de Daniel Ortega.

Espero con esperanza que no dejemos solo a monseñor Rolando Álvarez, nuestro obispo que se ha sacrificado por nuestro país”, instó el religioso.

Vallejos hizo un llamado a la “unidad” y a no negociar con las autoridades, porque “las personas no se negocian, porque no son cosas”.

Esperamos la pronta liberación de mi obispo, de los sacerdotes, seminaristas y laicos. Es el momento de demostrar de qué lado estamos, del lado de la verdad o del confort”, señaló.

Asimismo, pidió a los católicos no acomodarse “al silencio, sobrevivencia y negociaciones”, porque, insistió, “la libertad y la vida no se deben negociar”.

“Bendiciones a todos hasta el regreso en tierras de liberación. ¡Viva Nicaragua libre!”, concluyó.

A inicios del mes pasado, Vallejos y sus colaboradores quedaron encerrados en los terrenos del templo, cuando un grupo de policías ingresó por la fuerza en horas de la noche para apropiarse de los equipos de una radio cerrada por el régimen orteguista a través del Instituto Nicaragüense de Telecomunicaciones y Correos (Telcor).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.