“No hay una manera a mediano o corto plazo que EEUU vaya a relajar la presión contra el régimen Ortega y Murillo”, dice dirigente opositora

A juicio de Alexa Zamora, activista y defensora de Derechos Humanos y miembro de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) “no hay una manera a mediano o corto plazo que Estados Unidos vaya a relajar la presión que está ejerciendo en contra del régimen de Ortega y Murillo” en Nicaragua a como lo ha hecho con las dictaduras de Cuba y Venezuela en días recientes.

El martes pasado, la administración del presidente Joe Biden levantó ciertas medidas impuestas en contra Venezuela a cambio de la reanudación de un diálogo que busque una salida al conflicto que vive ese país.

Un día antes, la Casa Blanca también anunció una serie de medidas sobre el cambio en la política hacia Cuba, entre las cuales se encuentran ampliar las categorías y límites de remesas y fomentar actividades del sector estatal fuera de Cuba.

En el caso de Nicaragua, Zamora destacó que “retirar o no retirar sanciones depende en un primer momento de la voluntad política” que pueda demostrar el dictador Daniel Ortega.

Y en ese sentido, aseguró que Nicaragua “no pinta nada en ese sentido”, pues Ortega no da “la más mínima muestra de voluntad política” para liberar a los presos políticos y cambiar normativas.

No hay una manera en la que veamos a mediano o corto plazo que Estados Unidos vaya a relajar la presión que está ejerciendo en contra del régimen de Ortega y Murillo”, declaró la activista en entrevista con La Mesa Redonda.

El mensaje que envió Ortega ante esta falta de voluntad de cambio o de alguna pauta para transicionar es el allanamiento a la sede de la OEA, el hecho de haber transgredido la inviolabilidad de la sede diplomática, a una sede que representa a los Estados de la región americana es un mensaje político clave. Además de haber expulsado a la misión de la Organización de Estados Americanos (…) Este aislamiento de Ortega va de mal en peor y yo creo que es una bravuconada de las miles que Ortega hace de forma constante y cada vez que va a dar una declaración pública para arengar a sus seguidores y decir que está en una posición de poder, pero ¿qué poder tiene Ortega? Él no tiene ningún poder, solo tiene el poder de las armas”, reprochó Zamora.

Agregó que previo a “cualquier acercamiento, cualquier levantamiento de sanciones, a cualquier incipiente diálogo”, debe primar la “liberación y exculpación total de absolutamente todos y cada una de las personas presas políticas, con garantía de permanencia y de cuido a su integridad física, tanto dentro como fuera del país”.

Eso es fundamental para poder pensar en cualquier tipo de acercamiento, son condiciones sine qua non para que pueda haber cualquier tipo de cambio, y yo estoy muy particularmente muy positiva al respecto de la posición que ya ha sentado Estados Unidos y la misma Unión Europea, diciendo públicamente que los presos políticos no son moneda de cambio, y que no van a hacer un intercambio de rehenes por sanciones”, subrayó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.