EEUU intercepta cuatro petroleros iraníes que se dirigían a Venezuela

Funcionarios estadounidenses dijeron al Wall Street Journal el jueves que Estados Unidos logró incautar cuatro tanqueros en alta mar, que supuestamente iban cargados con gasolina desde Irán hacia Venezuela, en violación a las sanciones estadounidenses que se han impuesto contra ambos países aliados.

Según el informe del medio neoyorquino, los cuatro buques están ahora en ruta a Houston, Texas, un importante puerto petrolero.

El WSJ explica que los barcos petroleros Luna, Pandi, Bering y Bella fueron incautados “sin el uso de la fuerza militar” en los últimos días. Según los informes, el esfuerzo fue motivado por la llegada de cinco barcos con combustible iraní a Venezuela hace dos meses, que entregaron 1,5 millones de barriles de gasolina al país, que también está sometido a sanciones económicas restrictivas por parte de Estados Unidos.

Dos de los barcos recién capturados, el Bering y el Bella, fueron intimidados previamente para que cancelaran sus envíos a Venezuela. Ambos están registrados en Liberia pero son propiedad de transportistas griegos.

La incautación, según el rotativo, fue posible gracias a una denuncia de decomiso civil presentada por los fiscales estadounidenses en julio, que inicialmente tenía como objetivo incautar los petroleros iraníes con destino a Venezuela, pero también abarcaba envíos futuros a otros lugares.

Se alega que los envíos son una “fuente de influencia” para el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC), una organización terrorista extranjera. Los documentos alegan que las ganancias de las ventas de petróleo respaldan la gama completa de actividades nefastas del IRGC, incluida la proliferación de armas de destrucción masiva y sus sistemas vectores, el apoyo al terrorismo y una variedad de abusos de derechos humanos, en el país y en el extranjero.

¿Qué cargan?

Hay aproximadamente 302.502 barriles de gasolina iraní a bordo del Bella; 302.522 barriles en el Bering; aproximadamente 259.700 a bordo del Luna y unos 298.484 barriles de gasolina iraní dentro del Pandi.

Hace un mes, el juez de distrito de los Estados Unidos, James E. Boasberg, emitió una orden para incautar toda la gasolina iraní en estos cuatro buques, basándose en una causa probable que demuestre la incautación. La orden ordena que la propiedad sea llevada a la jurisdicción exclusiva del Tribunal de Distrito de EE. UU. Para el Distrito de Columbia.

La administración Trump comenzó a imponer sanciones económicas estrangulantes a Teherán a partir de agosto de 2018, con el objetivo de reducir las exportaciones de petróleo iraní a cero, pero también de reducir otras industrias persas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.