Presidente de Brasil ofrece refugio a los religiosos perseguidos en Nicaragua

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ofreció este martes en la Asamblea General de la ONU “abrir sus puertas” a los religiosos católicos que “sufren persecución” por el régimen de Daniel Ortega en Nicaragua.

Bolsonaro, que como presidente de Brasil, siguiendo la tradición de la ONU, fue el primero de los jefes de Estado y de Gobierno en intervenir ante la Asamblea General, condenó las persecuciones religiosas que existen en el mundo y citó el caso de Nicaragua.

Quiero anunciar que Brasil abre sus puertas para acoger a los padres y monjas católicos que han sufrido persecución del régimen dictatorial de Nicaragua”, declaró ante la ONU Bolsonaro, quien es un firme defensor de los valores conservadores asociados al cristianismo.

En 2022 la Iglesia católica en Nicaragua ha sufrido encarcelamientos y retenciones de sacerdotes, la cancelación de ocho radioemisoras y tres canales católicos, el ingreso por la fuerza y allanamiento a una parroquia, y la expulsión de las misioneras de la orden Madre Teresa de Calcuta.

Uno de los casos de mayor repercusión internacional fue la detención del obispo Rolando Álvarez, quien está bajo secuestro domiciliario desde el pasado 19 de agosto.

Al margen de Nicaragua, Bolsonaro también usó su discurso en la ONU para verter críticas contra Venezuela, país al que asocia a la “izquierda” con la que identifica a su principal rival en las elecciones del próximo 2 de octubre, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

En concreto, el líder de la ultraderecha brasileña se refirió a “los hermanos venezolanos obligados a dejar su país” por la crisis.

Explicó que cerca de 350.000 venezolanos ya fueron recibidos en Brasil y aseguró que continúan llegando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.