Tras años de floreciente comercio, “la luna de miel en las relaciones entre Israel y China se terminó”

Mientras la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, se dirigía esta semana al este de Asia para un viaje que podría cambiar drásticamente la relación entre Estados Unidos y China, en Israel se celebraba un evento que llevaba el reconocimiento de que la propia relación de Jerusalem con Pekín ya estaba cambiando. «La luna de miel en las relaciones entre Israel y China se terminó», expresó el ex general Assaf Orion en la presentación del Centro de Política Israel-China en Tel Aviv el lunes.

«Una serie de indicadores muestran que estamos en un nuevo período en las relaciones entre los países y los vínculos son ahora más complejos y cargados que antes», agregó Orion.

El nuevo centro se gestionará bajo los auspicios del Instituto de Estudios de Seguridad Nacional, un think tank de Tel Aviv con estrechos vínculos con el ejército y el gobierno de Israel. El embajador chino en Israel, Cai Run, asistió a la inauguración el lunes, junto con el ministro de Inteligencia, Elazar Stern, y altos diplomáticos israelíes, así como enviados de India, Vietnam y otros países.

En enero, el Ministerio de Asuntos Exteriores israelí celebró los 30 años de relaciones diplomáticas con China destacando el vínculo comercial de 18.000 millones de dólares entre ambos países.

Sin embargo, según Orion, tanto las inversiones chinas en Israel como las exportaciones israelíes a China alcanzaron su punto máximo en 2018.

Desde entonces, ambos índices bajaron y en los últimos seis años, el número de empresas israelíes que exportan a China descendió un 15 por ciento, hasta las 480 compañías.

La línea de tiempo encaja con la creciente presión sobre Israel, primero de la administración del ex presidente estadounidense Donald Trump y después de la Casa Blanca de Joe Biden, para que vigile más de cerca la relación comercial, especialmente en lo que respecta a los grandes acuerdos potencialmente sensibles.

En 2019, el gabinete de seguridad de Israel anunció la formación de un panel de asesoramiento sobre las inversiones extranjeras en el país, mientras trataba de equilibrar sus vínculos con Washington y Pekín.

En el acto, Cai Run señaló que la relación económica sigue siendo sólida, detallando que el comercio bilateral se disparó de de 15 millones de dólares en 1992 a 22.800 millones en 2021. (No estaba claro por qué las cifras de Israel eran 4.800 millones de dólares menos).

«China se convirtió en el mayor socio comercial de Asia y el segundo del mundo. Antes del estallido de la pandemia había vuelos directos entre Tel Aviv y cinco ciudades chinas», aseguró el embajador.

China sigue siendo el mayor socio comercial de Israel en Asia; Israel importa más de China que de cualquier otro lugar y exporta más a China que cualquier otro país asiático. De 2011 a 2021, la proporción de las exportaciones israelíes a Asia que se dirigen a China aumentó del 25% al 42%.

Los israelíes parecen estar divididos en cuanto a cómo ven a China, criticada por su autoritarismo asfixiante y sus presuntos crímenes contra la humanidad y la minoría musulmana uigur en el oeste del país.

Según los resultados de una encuesta de Pew publicada en junio, el 48% de los israelíes tiene una opinión favorable de China, más que en cualquier otro país occidental encuestado, mientras que el 46% tenía una opinión negativa de Pekín. Los israelíes son los que menos se preocupan a nivel mundial por los problemas de derechos humanos en China o por el creciente poderío militar de Pekín, aunque se muestran algo más inquietos por la competencia económica con China o la intromisión china en los asuntos internos.

Orion, sin embargo, mencionó que en otros años, las opiniones favorables sobre China habían sido incluso más altas. En 2019, el 66% tenía opiniones favorables de China y solo el 25% eran desfavorables, según Pew.

Orion dirigió la estrategia en la Dirección de Planificación del Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa de Israel antes de dejar el ejército en 2015 después de 32 años. Desde entonces trabaja como investigador en el INSS, dirigiendo su programa sobre China.

El instituto se considera muy cercano a las ramas de defensa y asuntos exteriores del gobierno de Israel. Muchos de sus investigadores son antiguos oficiales de defensa o diplomáticos de alto nivel y sus documentos de posición se distribuyen regularmente entre los altos funcionarios del Ministerio de Defensa, el Ministerio de Asuntos Exteriores y el Consejo de Seguridad Nacional. La puesta en marcha del centro se considera un reflejo de la seriedad con la que Israel se toma su estrategia en China a medida que la relación se va transformando.

A pesar del sombrío pronóstico de Orion, Stern expresó su esperanza de que la relación vuelva a florecer.

«Esperamos que Orion se equivoque en sus valoraciones sobre la tendencia a la baja. Por supuesto, Orion, como investigador, no puede ignorar las tendencias basadas en datos, así que lo vemos como un reto, para cambiar la situación y devolverla a donde estábamos», concluyó el ministro de Inteligencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.